Público
Público

Obama hace historia al ganar las elecciones a la Casa Blanca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por John Whitesides

El demócrata Barack Obama ganó el martes las elecciones para la Casa Blanca tras una extraordinaria campaña de dos años, derrotando al republicano John McCain para hacer historia como el primer presidente negro de Estados Unidos.

Obama jurará el cargo como el 44º presidente de Estados Unidos el 20 de enero del 2009 y se enfrentará a numerosos desafíos inmediatos, que irán desde abordar la crisis económica hasta poner fin a la guerra en Irak, pasando por una reforma del sistema sanitario estadounidense.

McCain vio evaporarse sus esperanzas de victoria cuando perdió en una serie de estados claves del campo de batalla, principalmente Ohio y Florida, los estados que llevaron a los demócratas a la derrota en las últimas dos elecciones.

La victoria de Obama, de padre negro procedente de Kenia y madre blanca de Kansas, marca un hito en la historia de Estados Unidos. Se produjo 45 años después del cenit del movimiento por los derechos civiles liderado por Martin Luther King.

"Ha tardado mucho en llegar, pero esta noche, debido a lo que hemos hecho en este día, en este momento definitorio, el cambio ha llegado a Estados Unidos", dijo Obama, de 47 años, ante 125.000 seguidores extasiados reunidos en el Grant Park de Chicago para celebrar el resultado electoral.

"El camino que tenemos por delante será largo. Nuestro ascenso será empinado. Puede que no lleguemos allí en un año o incluso en un mandato, pero Estados Unidos, nunca he tenido tantas esperanzas como esta noche de que llegaremos allí", declaró.

Obama, en su primer período como senador por Illinois, lideró las arrolladoras victorias demócratas que ampliaron las mayorías del partido en ambas cámaras del Congreso y marcó un enfático rechazo a los ocho años de liderazgo del presidente George W. Bush.

McCain, senador por Arizona de 72 años y ex prisionero de la Guerra de Vietnam, llamó a Obama para felicitarle y elogió la inspiradora campaña sin precedentes de su rival.

"Hemos llegado al final de un largo periplo", dijo McCain a sus seguidores. "Le pido a todos los estadounidenses que me respaldaron que se unan a mí no sólo para felicitarlo, sino para ofrecer a nuestro próximo presidente nuestra buena voluntad".

Las noticias de la victoria de Obama desataron las celebraciones de sus seguidores en todo el país, desde Times Square en Nueva York hasta la Iglesia Bautista de Ebenezer en Atlanta, el templo al que iba King.

"Es una noche grandiosa. Es una noche increíble", dijo el congresista estadounidense por Georgia John Lewis, que fue golpeado brutalmente por la policía en Selma, Alabama, durante una marcha por los derechos de voto en los sesenta.

El reverendo Jesse Jackson, un líder de los derechos civiles, se unió a las celebraciones en Chicago, con las lágrimas cayendo por las mejillas.

LA ECONOMIA, CLAVE

En una campaña dominada de principio a fin por una serie de malas noticias sobre la economía, el criterio de Obama sobre cómo gestionar la crisis inclinaron la carrera en su favor. Los sondeos a pie de urna mostraron que seis de cada 10 votantes citaron la economía como la cuestión más importante en la votación.

Obama ha prometido restablecer el liderazgo de Estados Unidos en el mundo trabajando estrechamente con los aliados internacionales, y ha prometido un recorte de impuestos para los trabajadores de clase media y baja así como una subida para los que ganen más de 250.000 dólares al año.

McCain se habría convertido en el presidente de más edad en ganar un primer mandato en la Casa Blanca y su compañera de fórmula, Sarah Palin, habría sido la primera mujer vicepresidenta.

La vicepresidencia la asumirá el compañero de campaña de Obama, el senador Joe Biden.

Además de en Ohio y Florida, Obama ganó en Virginia, Iowa, Nuevo México, Nevada y Colorado, estados que ganó Bush en 2004. La derrota de McCain en Pensilvania eliminó su mejor esperanza de hacerse con un estado de tendencia demócrata.

Obama estaba en camino de ganar más de 300 votos del Colegio Electoral, bastantes más que los 270 necesarios. Con casi dos tercios de los distritos estadounidenses escrutados, iba por delante de McCain con un 51 por ciento frente a un 48 por ciento en el voto popular.