Público
Público

Obama impone un nuevo primer ministro en Irak

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de Irak, Fuad Masum, ha designado a un nuevo primer ministro para sustituir a Nuri al-Maliki para que forme un nuevo Gobierno que calme las disputas internas, aunque no estaba claro si el líder chií, que ha estado en el poder los últimos ocho años, cederá a la presión de Estados Unidos e Irán. Barack Obama, celebró como "paso prometedor" la designación de un nuevo primer ministro, el chií Haidar al Abadi, mientras se efectuaban nuevos ataques aéreos sobre posiciones del grupo yihadista Estado Islámico en el norte de Irak.

Maliki, un musulmán chií culpado por Washington y Teherán de alinear a la minoría suní de Irak hasta generar una revuelta, movilizó a sus milicias leales y fuerzas especiales el lunes tras pronunciar un desafiante discurso en el que acusó al jefe de Estado de abusar de la autoridad otorgada por la Constitución.

Mientras, los insurgentes del Estado Islámico, que expulsaron al Ejército de Maliki del norte en junio, ha logrado avances sobre las fuerzas kurdas a pesar de tres días de ataques aéreos estadounidenses. Bagdad, su principal objetivo, está ahora cerca de ser escenario de nuevos enfrentamientos entre Maliki y sus rivales políticos dentro de la mayoría chií.

No hubo reacción inmediata por parte de Maliki al nombramiento de Haider al-Abadi, vicepresidente del Parlamento, como primer ministro. Sin embargo, el yerno de Maliki, un aliado político cercano, dijo a Reuters que buscaría revocar la nominación en los tribunales.

El presidente Fuad Masum pidió a Abadi, líder del Partido Islámico Dawa al que también pertenece Maliki, que lidere un Gobierno que cuente con el apoyo del Parlamento elegido en abril. En declaraciones retransmitidas por televisión, Masum, que pertenece a la etnia kurda, lo instó a "formar un Gobierno de base amplia" en el transcurso del próximo mes.

El propio Abadi, que pasó décadas en el exilio en Reino Unido durante el mandato del dictador suní Sadam Husein, instó a la unidad nacional ante la campaña "barbárica" del Estado Islámico, que ha provocado el desplazamiento de miles de personas en su intento por llegar a Bagdad desde el norte y el oeste para consolidar el "califato" declarado en Irak y Siria. "Todos tenemos que cooperar para enfrentarnos a la campaña de terrorismo lanzada en Irak y detener a todos los grupos terroristas", dijo en declaraciones emitidas tras las palabras del presidente.

Mientras tanto, las operaciones militares cerca de la ciudad de Erbil, capital del Kurdistán iraquí y donde Estados Unidos tiene un consulado, continuaron durante el día por parte de las fuerzas aéreas estadounidenses con diversas oleadas de bombardeos sobre posiciones yihadistas. 

La resistencia de Maliki

Maliki, de 60 años, que apareció desde la clandestinidad cuando se convirtió en primer ministro en 2006 poco después de la ocupación de Estados Unidos, podría ofrecer resistencia antes de irse. "No nos quedaremos en silencio", dijo su yerno Husein al Maliki. "La nominación es ilegal y representa una violación de la Constitución. Iremos al tribunal federal para presentar una objeción".

Después de que Washington apoyara los intentos de Masum por terminar con el estancamiento político de tres meses que ha retrasado la respuesta de Bagdad al Estado Islámico, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, pidió a Maliki que no recurriera a la fuerza ni "agite las aguas" cuando los iraquíes busquen un nuevo líder. "El proceso de formación del Gobierno es crítico en términos de mantenimiento de la estabilidad y la calma en Irak, y nuestra esperanza es que el señor Maliki no agite esas aguas", dijo. "Va a haber poco apoyo internacional de cualquier tipo para cualquier cosa que se desvíe del proceso constitucional legítimo que está en vigor y se está desarrollando ahora", agregó.

En su calidad de primer ministro interino desde las elecciones poco concluyentes del 30 de abril, Maliki ha desafiado las peticiones de suníes, kurdos y hasta chiíes para que abandone el poder en favor de una figura menos divisiva.

"La única solución duradera consiste en que los iraquíes se unan y formen un Gobierno incluyente. Y hoy Irak dio un prometedor paso adelante en ese esfuerzo crucial con la designación de Haidar al Abadi", afirmó Obama en una breve declaración desde la exclusiva isla de Martha's Vineyard (Massachusetts), donde se encuentra de vacaciones. Pero, una vez más, volvió a recordar que "no hay una solución militar estadounidense a la crisis", e insistió en que los "exitosos" ataques aéreos llevados a cabo por Estados Unidos sobre posiciones de EI desde el jueves tienen carácter "limitado".

Como parte de esta amplia estrategia política, la designación de Al Abadi por parte del presidente Fuad Masum y el desarrollo de un gobierno abierto a todos los iraquíes supone una de las exigencias marcadas por Washington para mantener el apoyo a Irak en su lucha contra el avance de los yihadisyas del Estado Islámico, que ya controlan parte del país y algunas grandes ciudades como Mosul.