Público
Público

Obama insta a alcanzar un acuerdo sobre la deuda ante la amenaza de las agencias

El presidente de EEUU da un ultimátum a demócratas y republicanos para no llegar a la suspensión de pagos. Standard & Poor's imita a Moody's y pone en revisión la deuda de EEUU ante una posible rebaja

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de EEUU, Barack Obama, consideró este jueves que 'es hora de tomar una decisión' sobre la crisis de deuda que vive el país e instó a los líderes republicanos en el Congreso a esforzarse para llegar a un acuerdo este fin de semana.

Obama ha convocado una conferencia de prensa el viernes a las 11.00 hora local (15.00 GMT) para explicar las intensas negociaciones que ha mantenido toda esta semana con la oposición, informó la Casa Blanca.

Pese a que el presidente busca tener un principio de acuerdo en las próximas 24 a 36 horas, republicanos y demócratas no se reunirán el viernes en la Casa Blanca, como sí lo han hecho toda esta semana, según señalaron fuentes del partido demócrata a la cadena CBS.

En su lugar, el presidente instó a los congresistas a seguir trabajando desde el Congreso, al considerar que ya tienen toda la información 'detallada' que necesitan para esbozar las bases de un acuerdo.

'Ha llegado la hora de tomar una decisión', dijo el presidente, según las mismas fuentes.

El límite es el 2 de agosto, fecha en la que EEUU entraría en suspensión de pagos por primera vez en su historia

Las frenéticas negociaciones buscan un consenso entre los partidos para elevar el techo de la deuda antes de que llegue el dos de agosto, fecha en que caduca el anterior límite de 14,29 billones de dólares y en la que, por tanto, Estados Unidos entrará en suspensión de pagos, por primera vez en su historia.

Obama, cuya propuesta inicial estaba ligada a una ambiciosa reducción del déficit valorada en unos cuatro billones de dólares en los próximos diez años, sigue abogando por el 'acuerdo más amplio posible', pero se muestra ahora más dispuesto que antes a aceptar un plan más modesto, con un recorte de unos dos billones de dólares.

Pero la propuesta de Obama, que incluye concesiones demócratas como los recortes a la Seguridad Social, sigue contemplando subidas de impuestos a los más adinerados, algo que los republicanos aseguran que no aceptarán.

La idea que parece más viable es un paquete moderado de reforma de impuestos, que puedan aceptar quienes mantienen posiciones más rígidas en cada partido.

De fallar el resto de alternativas, la Casa Blanca ha aceptado como plan de contingencia el propuesto por el líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell.

El plan, desvelado este jueves por el senador, concedería al presidente la máxima autoridad a la hora de elevar el techo de la deuda, pero después de esa acción unilateral debería ceder el relevo al Congreso para que decidiera dónde y cómo hacer los recortes necesarios.

Mientras EEUU marea la perdiz del acuerdo sobre el techo de deuda, las agencias de calificación ya huelen la sangre y amenazan la deuda estadounidense.

Si ayer era Moody's la que ponía en revisión la deuda ante una posible rebaja, este jueves Standard & Poor's la ha imitado.