Público
Público

Obama intervendrá en el Senado para mediar en disputas de reforma sanidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de EEUU, Barack Obama, visitará hoy el Capitolio para mediar en las disputas que han aumentado entre los demócratas sobre la reforma de salud, con el objetivo de que la iniciativa se apruebe lo antes posible en el Senado.

Según la Casa Blanca, Obama prevé participar en una reunión a puerta cerrada con la bancada demócrata del Senado a partir de las 19.00GMT y su objetivo no es otro que alentar a los demócratas a que resuelvan sus disputas y sometan a votación la reforma de salud en los próximos días.

El Senado inició el sábado una inusitada sesión de fin de semana para continuar el debate sobre la mayor reforma de salud en la historia reciente de Estados Unidos.

Tal como ha sucedido en los últimos días, los demócratas y republicanos intercambiaron ataques sobre el alcance y contenido de la iniciativa de reforma.

El senador republicano, John McCain, criticó los recortes de 400.000 millones de dólares aprobados para el programa de "Medicare" para ancianos y jubilados y acusó a los demócratas de ceder a las presiones de los cabilderos que representan a las aseguradoras.

En medio de la acritud del debate, sin embargo, los demócratas derrotaron una enmienda republicana para eliminar un recorte de 42.000 millones de dólares, del programa de "Medicare", para agencias que dan servicio médico a domicilio.

El líder de la minoría republicana, Mitch McConnell, afirmó que su partido no cederá a las presiones de los demócratas, así continúen organizando sesiones durante los fines de semana.

En juego está un proyecto de ley de 848.000 millones de dólares a un plazo de diez años que, entre otros elementos, pretende extender la cobertura médica a unos 31 millones de estadounidenses que carecen de seguro de salud, reducir los costos de salud y disminuir el déficit federal.

Pero cuando Obama llegue al Senado encontrará grandes divisiones incluso entre sus correligionarios, que mantienen diferencias sobre asuntos como la inclusión de una "opción pública" y la financiación del aborto.

La "opción pública" permite que el Gobierno compita con las aseguradoras privadas y, aunque los gobiernos estatales participarían de forma voluntaria en ese plan público, afronta la oposición de la mayoría de los republicanos y algunos demócratas moderados.

Por ahora, el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, no tiene los 60 votos necesarios para impedir tácticas dilatorias de la minoría republicana, que también se opone al proyecto de ley de reforma.

Para los observadores, la intervención directa de Obama en el debate podría ayudar a espolear la aprobación de la reforma.

El mes pasado, Obama también se reunió con los demócratas de la Cámara de Representantes en un momento clave para la votación de la reforma en ese órgano legislativo.

Al final, la Cámara Baja aprobó su versión de la reforma el pasado 7 de noviembre, aunque por muy estrecho margen.

Para convertirse en ley, la versión que salga del Senado tendrá que ser armonizada con la de la Cámara de Representantes, y el texto definitivo tiene que ser aprobado por ambas cámaras del Congreso.

Reid quiere someter a votación la reforma si es posible antes del receso navideño.