Público
Público

Obama: "No es fácil superar las diferencias sobre el cambio climático"

Las principales economías no llegan a un acuerdo para fijar porcentajes a recortar de las emisiones de gases contaminantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de EEUU, Barack Obama, admitió hoy que persisten las diferencias entre las principales economías del mundo acerca de las medidas a aplicar contra el cambio climático, aunque se siguen produciendo avances.

Obama presidió en la cumbre del G-8 una reunión del Foro de las Principales Economías, en la que los países desarrollados y los denominados emergentes acordaron reducir el calentamiento global medio dos grados centígrados, pero no fijaron porcentajes a recortar de emisiones de gases contaminantes.

En declaraciones a la prensa tras la reunión, acompañado de los primeros ministros de Italia, Silvio Berlusconi, y Australia, Kevin Ruud, Obama reconoció que 'no es fácil superar las diferencias sobre cambio climático'.

Aún lo es más, indicó, en tiempos de crisis económica global, cuando se puede pensar que las medidas para atajar el cambio climático perjudicarán las posibilidades de recuperación.

No obstante, subrayó que las 17 principales economías del mundo se han comprometido a redoblar sus esfuerzos para llegar a un acuerdo sobre el recorte de emisiones en la cumbre del clima de Copenhague del próximo mes de diciembre.

Los países emergentes, dijo, quieren asegurarse de que en la lucha contra el cambio climático 'no sacrifican sus aspiraciones de desarrollo' y los países desarrollados, por su parte, 'deben responsabilizarse de la contaminación que generan y dar ejemplo'.

La declaración aprobada hoy, señala que los 17 miembros del Foro 'colaborarán para lograr un resultado notable' de cara a la reunión de Copenhague, cuando los países deben pactar un acuerdo que sustituya al protocolo de Kyoto.

Los 17 se comprometen a trabajar 'para identificar un objetivo global y reducir sustancialmente las emisiones para 2050'. Y subrayan que el recorte debe comenzar lo antes posible pero que 'tardará más en los países subdesarrollados, puesto que la erradicación de la pobreza es su primera y principal prioridad'. Sí aceptan, como ya había hecho el G-8 ayer, que 'el aumento de la temperatura global media no debe exceder los dos grados centígrados'.

Los países se comprometen también a ayudar a los países en desarrollo a adaptarse a los efectos adversos del cambio climático y establecerán una alianza global para la promoción de tecnologías limpias.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró esta mañana que aún hay tiempo para cerrar la brecha existente con las potencias emergentes sobre cambio climático, después de que el responsable de la ONU criticara al G-8 por no hacer bastante.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, aseguró hoy que el progreso sobre cambio climático en el G-8 no había sido bastante hasta ahora. 'Es política y moralmente imperativo y una responsabilidad histórica para el futuro de la humanidad, incluso para el futuro del planeta Tierra', dijo el jefe de la ONU.

Los progresos se han visto frenados por la ausencia del presidente chino, Hu Jintao, que abandonó L'Aquila para abordar los enfrentamintos étnicos en el noroeste del país, donde han muerto 156 personas.

El primer ministro británico, Gordon Brown, dijo esta mañana que esperaba que el objetivo de la temperatura se acordara 'por todos los países sentados en la mesa hoy' - Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Canadá y Rusia, además de potencias emergentes como China, India, Brasil, Sudáfrica, Indonesia y México.

Una de las fuentes del G-8 dijo que 'no era realista' esperar un acuerdo sobre emisiones. India señaló que los países en vías de desarrollo primero querían ver los planes de los ricos para darles financiación que les ayude a hacer frente a más inundaciones, olas de calor, tormentas e incremento del nivel de los océanos.

También quieren que los países ricos hagan recortes más profundos para 2020. Los países del G-8 acordaron el objetivo de recortar las emisiones globales en un 50% para 2050, con Estados Unidos aceptando este punto por primera vez. También establecieron un objetivo de reducciones del 80% total para las naciones desarrolladas.