Público
Público

Obama pide a África que luche por fortalecer la democracia

El presidente promete más dinero para luchar contra la corrupción y mejorar la gobernabilidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Yes, you can'. Sí, podéis. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, adaptó ayer el 'Sí, podemos', el legendario lema de su campaña, para decirle a África que el futuro del continente está en manos de los propios africanos y depende, sobre todo, de su capacidad de tener instituciones fuertes y gobiernos responsables y transparentes.

En su primera visita al continente desde que tomó posesión del cargo, Obama subrayó en un discurso pronunciado ante el Parlamento de Ghana su intención de aumentar la asistencia financiera para fomentar la democracia.

'África no necesita gobernantes fuertes. Necesita instituciones fuertes', señaló Barack Obama. 'El desarrollo depende del buen gobierno. Ese es el ingrediente básico que ha faltado en muchos lugares durante demasiado tiempo. Ese es el cambio que puede desbloquear el potencial de África. Y esa responsabilidad sólo puede ser asumida por los africanos', añadió.

Obama prometió aumentar la financiación de iniciativas que favorezcan la gobernanza responsable y el poder de los parlamentos para controlar los abusos del Ejecutivo y para hacer que se oigan las voces de la oposición. Habrá dinero para mejorar la justicia, la participación cívica y, especialmente, para luchar contra la corrupción.

'He dado órdenes a mi Administración para que preste más atención a la cuestión de la corrupción', enfatizó durante su discurso, el cuarto de este tipo que realiza en sus giras para dar cuenta de lo que serán las grandes líneas de su política exterior.

Obama admitió la responsabilidad de los ilógicos mapas coloniales que marcaron las fronteras del continente y de la actitud occidental de acercarse a África 'como un patrón', pero advirtió de que no se puede estar siempre echando la culpa a los demás por los problemas propios. 'Occidente no es responsable de la destrucción de Zimbabue o del uso de niños soldados en los conflictos', remachó.

El presidente de EEUU se dirigió 'en particular' a los jóvenes. 'El mundo será lo que hagáis de él. Podéis hacer que vuestros líderes rindan cuentas. Podéis construir instituciones que sirvan al pueblo. Podéis', les animó. 'Parlamentos fuertes, fuerzas policiales honestas, periodistas y jueces libres, eso es lo que da vida a una democracia', insistió.

En las inmediaciones del Parlamento, la población de Ghana se deshizo en canciones y gritos para dar la bienvenida al primer presidente americano que consideran 'un hermano', dados sus orígenes africanos.

No es ninguna casualidad que Obama eligiera Ghana para su primera visita al continente que vio nacer a su padre, originario de Kenia.

Además de ser el primer país africano que obtuvo la independencia (en 1958), Ghana ha logrado erigirse como una democracia estable en un continente en el que no han faltado gobiernos despóticos, autoritarios y corruptos.

El presidente estadounidense, que viajó con su esposa Michelle y sus hijas Malia y Sasha, podría haber elegido una de las dos potencias económicas africanas: Suráfrica o Nigeria. Podría haber elegido algún país clave en el suministro de petróleo, como Angola. La decisión de ir a Ghana se basó, según el Gobierno de EEUU, en su deseo de premiar al país por su estabilidad democrática de los últimos años.

Kenia, el país al que Obama viajó en dos ocasiones antes de convertirse en presidente, no es una opción porque ya no constituye un modelo democrático. Las últimas elecciones, fraudulentas, desencadenaron una ola de violencia en la que murieron más de 1.000 personas. El frágil Gobierno de coalición no ha juzgado a los responsables de los asesinatos políticos. Y los escándalos de corrupción continúan produciéndose. De seguir así las cosas, Obama podría no viajar a Kenia en mucho tiempo.