Público
Público

Obama prepara un plan de infraestructuras para crear empleo

La inversión, de 38.800 millones, permitirá construir 241.000 kilómetros de carreteras, 6.437 de ferrocarril y unos 300 de pistas de aterrizaje

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de EEEUU, Barack Obama, prepara un amplio programa para mejorar las infraestructuras del país e impulsar el empleo con un coste de 50.000 millones de dólares (38.800 millones de euros) y que se extenderá durante los próximos seis años.

La Casa Blanca adelantó que Obama hará este anuncio en un discurso que dará en Milwaukee (Wisconsin) sobre la economía y el empleo con motivo del celebración del Día de Trabajo, un festivo muy destacado en el calendario estadounidense.

Según los extractos adelantados por la Casa Blanca esta inversión permitirá construir 241.401 kilómetros de carreteras, 6.437 de ferrocarril y cerca de 300 kilómetros de pistas de aterrizaje, además de un nuevo sistema NextGen que mejorará el control de salidas y aterrizajes y contribuirá a reducir los tiempos de espera. Además, el establecimiento de un 'Banco de Infraestructuras' que gestione las inversiones públicas en infraestructuras y que se ocupe de las grandes obras regionales o nacionales.

La propuesta forma parte de una serie de iniciativas que el presidente presentará el próximo miércoles en Cleveland para apoyar la recuperación económica y asegurar un crecimiento sostenible a largo plazo.

También se creará un 'Banco de Infraestructuras' para gestionar las inversiones públicas

Según los últimos datos facilitados por el Gobierno, el producto interior bruto (PIB) creció entre abril y junio a una tasa anualizada del 1,6%, ocho décimas menos que lo que se habría calculado inicialmente.

El presidente ya ha pedido al Congreso que apruebe pronto un proyecto de ley que facilite créditos para las empresas pequeñas y que extienda los recorte de impuestos para la clase media, como una manera de impulsar la recuperación.

Entre las medidas que anunciará esta semana se incluyen rebajas de impuestos para la clase media y las pymes, beneficios fiscales para las empresas de I+D, energías renovables e infraestructuras, que permitan dar un impulso a la creación de empleo.