Público
Público

Obama reducirá los impuestos a las pymes para crear empleo

Suprimirá un año la tasa de plusvalías. Energía limpia e infraestructuras, las otras prioridades

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En vísperas de 2010, año de elecciones al Congreso, el Gobierno de Barack Obama sabe que el tema del paro pesará mucho en el voto de los estadounidenses. Por prudencia política y voluntarismo económico, el presidente estadounidense anunció nuevas actuaciones para luchar contra el desempleo, que desde hace dos meses supera el 10%. Las medidas están enfocadas esencialmente hacia las pymes.

Obama recordó que desde el inicio oficial de la recesión, en diciembre de 2007, siete millones de ciudadanos han perdido su trabajo, 'una cifra apabullante', subrayó el mandatario en un discurso pronunciado en la Brookings Institution, un centro de análisis de Washington.

Bajo el epígrafe Un crecimiento sostenible, Obama anunció una serie de medidas destinadas a estimular la economía, algunas con cifras concretas, otras bastante menos precisas. La más inmediata se destinará a las pequeñas y medianas empresas 'que han creado más o menos el 65% de los empleos en estos últimos 15 años', subrayó el presidente, y que a partir de ahora se beneficiarán de una serie de incentivos fiscales destinados 'a animarlas a ampliarse' y contratar a más personal. Entre las medidas, Obama anunció la eliminación durante un año del impuesto sobre las plusvalías de nuevas inversiones.

Obama no habló de cuánto costarían estas nuevas medidas de estímulo

También se prolongarán durante 2010 otros estímulos fiscales de los que ya se benefician las pymes. Obama sugirió incluso, aunque sin dar más precisiones, que los 200.000 millones (134.000 millones de euros) que piensa ahorrarse del TARP, el plan de rescate económico impulsado por el Gobierno Bush, podrían destinarse precisamente a las pymes. Entre las otras medidas, el presidente propuso invertir más dinero en infraestructuras y ofrecer beneficios fiscales a aquellos ciudadanos que destinen recursos para hacer que sus viviendas sean más ecológicas.

'Pequeña empresa, infraestructura, energía limpia: esos son los ámbitos en los que los americanos deberíamos trabajar para conseguir que nuestra nación goce de una economía sólida', declaró.

Obama no habló de cuánto costarían estas nuevas medidas de estímulo aunque los demócratas en el Congreso buscan 70.000 millones de dólares para ayudar a la creación de trabajos y proporcionar créditos a los gobiernos estatales y locales en apuros financieros.

El presidente incluyó en su discurso críticas marcadas hacia los republicanos, acusándolos de oponerse a sus esfuerzos económicos, sólo obsesionados con reducir los impuestos, lo que habría ayudado a inflar desproporcionadamente un déficit, insistió Obama, 'que aumentó regularmente durante los últimos ocho años'.