Público
Público

Obama: La reforma sanitaria no puede esperar una generación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Matt Spetalnick

El presidente Barack Obama intentó el sábado dar un último impulso para reavivar su estancado plan de reforma sanitaria, e insistió en que los estadounidenses "no pueden esperar otra generación para que actuemos".

Dos días después de un encuentro que no consiguió que ningún republicano cambiara de opinión, Obama usó su discurso de radio semanal para tratar de conseguir apoyo público al intento de reforma demócrata, con o sin acuerdo bipartidista.

La Casa Blanca dijo que Obama anunciaría una decisión la semana que viene sobre "el camino a seguir" en el sistema sanitario, y señaló que su paciencia se está agotando con los republicanos, que han pedido que deseche su plan y comience de nuevo.

Enfrentándose a unas opciones limitadas, los ayudantes de Obama y sus compañeros demócratas se están centrando en las perspectivas para recurrir a una táctica parlamentaria llamada reconciliación que eludiría la necesidad de apoyo republicano y permitiría la aprobación por mayoría simple en el Congreso liderado por los demócratas.

Con los republicanos condenando cualquier iniciativa de este tipo, sería una maniobra políticamente arriesgada en un año de elecciones al Congreso cuando las encuestas muestran que muchos estadounidenses se muestran escépticos para renovar la industria sanitaria de 2,5 billones de dólares (1,84 billones de euros).

"Estoy deseoso y dispuesto a hablar con miembros de ambos partidos sobre la reforma sanitaria si la otra parte se toma en serio unirse para resolver nuestras diferencias y conseguir esto", dijo Obama. "Pero también pienso que no podemos perder la oportunidad de cumplir este objetivo".

"Las decenas de millones de hombres y mujeres que no se pueden permitir su seguro de salud no pueden esperar otra generación a que actuemos", dijo.

LISTOS PARA AVANZAR

Los demócratas en el Congreso y el Senado aprobaron el año pasado los proyectos de ley que reformarían el atribulado sistema estadounidense recortando costes, regulando las aseguradoras y expandiendo la cobertura a muchas personas sin seguro.

Pero los esfuerzos para fusionar las diferentes medidas y enviar una versión final a Obama fracasaron en enero después de que los demócratas perdieran su crucial escaño número 60 en el Senado en una elección especial en Massachusetts.

Los demócratas podrían estar listos para seguir avanzando hacia el proceso de reconciliación después de evaluar las perspectivas de aprobar una versión simplificada que pudiera atraer a los republicanos o romper el plan de reforma en pedazos.

Insistiendo en que sigue abierto a las ideas de los republicanos y apelando a un espíritu de compromiso bipartidista, Obama dijo que escuchó "muchas áreas de acuerdo" en la reunión televisada del jueves, y citó la necesidad de hacer frente a los costes crecientes del sistema sanitario.

Pero también reconoció diferencias en temas clave, como si las aseguradoras deberían ser responsables de negar la atención y ofrecer primas arbitrariamente y si se deberían aplicar descuentos impositivos a las pequeñas empresas para que puedan permitirse el acceso a la sanidad.