Público
Público

Obama renunciará al escudo antimisiles si Rusia frena a Irán

El trato figura en una carta secreta enviada por el presidente de EEUU a Medvédev

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Barack Obama mandó hace tres semanas una carta secreta al presidente ruso Dmitri Medvédev en la que le proponía congelar el escudo antimisiles que el Gobierno de George Bush había propuesto instalar en Polonia y la República Checa si, a cambio, el Kremlin coopera con Washington para frenar los planes de Irán de conseguir misiles de largo alcance, informaron ayer el New York Times y el Washington Post.

La propuesta de Obama tuvo ayer mismo una cauta respuesta por parte del presidente ruso desde Madrid, donde Medvédev llevaba a cabo la que ha sido su primera visita oficial a España. El jefe de Estado ruso aludió a la carta en la rueda de prensa conjunta que ofreció con el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

El mandatario ruso valoró las 'señales positivas' de la nueva Administración norteamericana que, al contrario que la anteriorrecalcó, demuestra que, al menos, no da el tema del escudo por cerrado y está dispuesta a hablar de él. Sin embargo, Medvédev descartó vincular ese asunto al de los planes de Teherán y mantuvo que cada uno de ellos debe hablarse por su cuenta, informa Ana Pardo de Vera.

En la carta de Obama, que un diplomático estadounidense entregó en mano, también se abordaba una mejor cooperación en Afganistán y la reanudación de las conversaciones de desarme.

Como dijo ayer el presidente de EEUU antes de su encuentro con el primer ministro británico, Gordon Brown, en la Casa Blanca, 'poner el contador a cero, reiniciar' las relaciones bilaterales entre Rusia y EEUU. Obama también subrayó su 'compromiso inquebrantable con la independencia y la seguridad de países como Polonia o la República Checa'.

La idea de un quid pro quo en el tema iraní no es del todo nueva. Hace unas semanas, el Secretario de Defensa, Robert Gates, reveló en una reunión de la OTAN en Polonia que un año antes dijo a los rusos 'que si no hubiera programa de misiles iraníes, no habría necesidad de escudo antimisiles' en Europa.

El tema centrará el encuentro en Ginebra, este viernes, entre la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y su homólogo ruso, Serguei Lavrov. Obama y Medvédev se verán por primera vez el 2 de abril en la cumbre del G-20 en Londres.

El mes pasado, el Kremlin anunció que congelaba sus planes para desplegar misiles Iskander en la región de Kaliningrado, justamente a la espera de las decisiones de Washington sobre su escudo antimisiles en Europa.

Poco antes, Obama y Medvédev, en su primera conversación telefónica, hablaron de la importancia de frenar el distanciamiento entre Rusia y EEUU. 'Al pertenecer a una generación posterior a la Guerra Fría, ambos líderes tienen una oportunidad única de establecer un nuevo tipo de relación entre los dos países', dijo la Casa Blanca.

La idea de instalar un escudo antimisiles, un súper radar en Polonia y República Checa, era una pieza clave de la estrategia del Gobierno de Bush en el caso de que Irán desarrollara misiles de largo alcance. La idea enfureció al Kremlin, sobre todo después de que Washington rechazase la propuesta rusa de montar parte del dispositivo en Rusia, como gesto de conciliación hacia Moscú.