Público
Público

Obama seduce a los exiliados cubanos

EEUU suspende de nuevo un artículo de la ley Helms-Burton

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Estados Unidos dio ayer un paso más para afianzar el acercamiento con Cuba puesto en marcha tras la llegada de Barack Obama. El presidente estadounidense suspendió de nuevo, durante seis meses, el capítulo de la Ley Helms-Burton que penalizaría a las empresas extranjeras que operan en Cuba, siguiendo los pasos de sus predecesores, Bill Clinton y George Bush.

Obama explicó a la Cámara de Representantes y el Senado que la medida 'es necesaria para el beneficio de los intereses nacionales de Estados Unidos' y aseguró que 'adelantará una transición a la democracia en Cuba'.

Porque los dos países han reanudado el diálogo sobre temas migratorios y han coincidido en calificar como 'fructífera' su primera reunión en cinco años, celebrada el martes en Nueva York. En ella ha empezado a plantearse un nuevo acuerdo que debería sustituir al vigente desde hace casi 15 años, por el que EEUU puede admitir cada año a 20.000 inmigrantes cubanos.

La reacción en Miami ha sido más que positiva. 'La política de confrontación [con Bush] provocó demasiados desencantos. Los cubanos estamos agotados y necesitamos ilusiones', comenta un exiliado viendo las noticias en un bar.

Las generaciones de cubanos que salieron del país entre las dos grandes olas migratorias (1980 y 1994) apoyan mayoritariamente el deshielo iniciado por Obama. El exilio histórico, en cambio, se aferra al viejo estilo de confrontación con el régimen cubano.

En las televisiones hispanas locales ya se transmiten campañas publicitarias que promueven los viajes a Cuba.

Pero no sólo las agencias de viajes, sino toda la industria estadounidense, se han apuntado al cambio de actitud hacia Cuba que ha impulsado Obama, por los beneficios económicos que puede generarles el deshielo.

'La Casa Blanca está ahora en una onda más europea, por lo menos así lo venden', señala Aldo, quien salió hace 40 años de Cuba. Cree que el acercamiento entre ambos países puede avanzar con rapidez: 'Ya está preparado el guión. Están en el proceso de preparar la puesta en escena y decir: ¡Arriba el telón!'

'Se están sentando las bases para el encuentro futuro entre Obama y Raúl', dice este asesor teatral. No se atreve a poner una fecha, pero insiste: 'La cosa va más rápida que lo que parece'.

Junto al restablecimiento de las conversaciones sobre migración, se han levantado algunas restricciones, como las de viajar a la isla y enviar dinero. Además, se ha autorizado el correo directo y se ha facilitado el acceso a Internet, aún muy limitado.

'Obama quiere asegurarse de que estamos haciendo todo lo posible para apoyar al pueblo cubano en el cumplimiento de su deseo de vivir en libertad', declara a Público Darla Jordania, portavoz del Departamento de Estado.

Según el convenio migratorio vigente, los cubanos que son interceptados en el mar, aunque sea a pocos metros de la orilla, deben ser repatriados. Sin embargo, de acuerdo con la ley de Ajuste Cubano, los que logran pisar tierra pueden permanecer en el país y al cabo de un año obtener la residencia.

'Lo primero que van a quitar es la Ley de Ajuste Cubano' asegura la abogada Grisel Ibarra 'Se acabará así el privilegio que tienen los cubanos, que sólo por serlo y pisar territorio estadounidense pueden obtener la residencia. Cuba se convertirá en un país como cualquier otro de América Latina'.

Unos 40.000 cubanos, sin residencia legal y con historial delictivo 'tienen mucho que temer', dice Ibarra. Porque a EEUU 'le sale más barato dar 10.000 dólares por cada uno de los cubanos que mandemos para allá que mantenerlos en una cárcel. Ya se está procesando a gente que van a deportar a Cuba mañana o pasado', afirma rotunda. 'Aquí hay personas que llegaron a Miami en 1980 por el Mariel, nunca lograron la residencia, cometieron delitos que Inmigración no perdona y ya tienen en sus manos las órdenes de deportación'.