Público
Público

Obama subraya que pese al anuncio de retirada el trabajo en Afganistán "aún no ha terminado"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de EEUU, Barack Obama, subrayó hoy que el trabajo en Afganistán no ha terminado y "aún quedan combates por librar", en una alocución a soldados que han combatido en ese país un día después de anunciar el comienzo de la retirada de esa guerra.

El discurso de Obama en la base militar de Fort Drum, en el estado de Nueva York, coincide con una comparecencia del jefe de Estado Mayor, el almirante Mike Mullen, quien ante el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes reconoció hoy que en un primer momento no estuvo de acuerdo con el plan de retirada que presentó anoche el presidente.

"Las decisiones del presidente son más agresivas y suponen un mayor riesgo del que yo estaba preparado a aceptar en un primer momento", reconoció Mullen, el jefe del Estado Mayor Conjunto estadounidense, en una audiencia ante el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes.

Pero aunque inicialmente tuviera reservas, Mullen subrayó que tanto él como el comandante en jefe de las tropas aliadas en Afganistán, David Petraeus, ahora apoyan "totalmente" el plan.

Según explicó, "más tropas durante más tiempo es, sin ninguna duda, el camino más seguro". "Pero eso no lo convierte necesariamente en el mejor camino", matizó.

"Sólo el presidente, al fin y al cabo, puede determinar el nivel aceptable de riesgo que podemos tomar. Y creo que lo ha hecho", enfatizó.

El propio Petraeus reconoció también por su parte que aunque él respalda el plan, es un calendario más "agresivo" que lo que defendía el estamento militar.

En su audiencia de confirmación en el Senado como futuro director de la CIA, Petraeus afirmó que "al final, la decisión se ha tomado. Con esa decisión tomada, evidentemente la apoyaré, y haré todo lo que pueda como comandante de las tropas internacionales para ponerla en marcha y que el general (John) Allen (su sucesor en Afganistán) pueda hacer lo mismo para lograr los objetivos del plan".

El plan de Obama, anunciado como el principio del fin de la guerra en Afganistán, prevé comenzar el mes próximo la retirada, para repatriar hasta finales de año a un total de 10.000 soldados, y continuar la operación con otros 23.000 antes de septiembre de 2012.

Eso dejará sobre el terreno a alrededor de 68.000 tropas estadounidenses, con el objetivo de completar la retirada en 2014, según acordó la OTAN en su cumbre del pasado noviembre en Lisboa.

Las próximas fases de la retirada se abordarán en la próxima cumbre de la Alianza, en mayo de 2012 en Chicago, según explicó anoche Obama en un discurso televisado a la nación desde la Casa Blanca que contó con 25 millones de espectadores, según las cifras de la firma Nielsen.

En su intervención hoy en Fort Drum, Obama subrayó que EEUU ha comenzado un nuevo capítulo en Afganistán y puede comenzar a repatriar tropas.

La retirada, aseguró, no ocurrirá de manera precipitada, sino gradualmente para garantizar que los logros obtenidos en el último año no se echan a perder.

El discurso de Obama ha sido acogido con división de opiniones, incluso en el propio campo demócrata. Si el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, John Kerry, expresó su apoyo, Nancy Pelosi, la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, indicó que esperaba una retirada a un ritmo más rápido.

El presidente de la Cámara, el republicano John Boehner, advirtió por su parte a Obama de que no permita que la retirada eche por tierra los logros en Afganistán.

Precisamente, Boehner se había reunido en la Casa Blanca con Obama antes de que el presidente pronunciara su discurso, confirmó hoy el portavoz del mandatario, Jay Carney, quien no quiso entrar en el contenido de esa conversación.

En declaraciones a la prensa, Carney aseguró que la Casa Blanca está "muy complacida" con las reacciones que ha generado el discurso.

"Las reacciones han sido generalmente muy positivas porque el presidente ha tomado una decisión que cumple el compromiso que adoptó hace 18 meses", de comenzar la retirada en julio de 2011, sostuvo el portavoz.