Público
Público

Obama suspende por seis meses parte de las sanciones a Cuba

Sigue la línea de sus predecesores y no aplicará la norma de la ley Helms-Burton que aboga por detener las inversiones extranjeras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0



El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, al igual que hicieron sus predecesores Bill Clinton y George W. Bush, suspendió por seis meses una parte ley Helms-Burton (pdf), de 1996, que pretendía a reforzar el embargo a Cuba. Con esta decisión, Obama siguió la línea de sus antecesores de suspender cada seis meses la sección III de esta ley, que aboga por 'detener' las inversiones extranjeras en Cuba y por la protección de las propiedades de ciudadanos estadounidenses expropiadas en Cuba.

Así, el presidente de EEUU notificó al Congreso que extenderá por seis meses, a partir del 1 de agosto, la suspensión de dicho artículo de la ley sobre el embargo a Cuba, según informó esta madrugada la Casa Blanca. En su mensaje, enviado a los dirigentes de comités de Relaciones Exteriores y de Asignaciones en el Senado y en la Cámara de Representantes, Obama dijo que esta suspensión 'es necesaria para el beneficio de los intereses nacionales de EEUU y adelantará una transición a la democracia en Cuba'.

La llamada Ley de Libertad y Solidaridad Democrática para Cuba y conocida como Ley Helms-Burton por los legisladores que la patrocinaron, consolidó leyes y decretos anteriores que habían ido conformando el embargo unilateral de Estados Unidos iniciado en 1960 contra Cuba. Los gobiernos de Canadá y de México han promulgado leyes para contrarrestar el efecto de la Ley Helms-Burton y la Unión Europea ha declarado que las estipulaciones extraterritoriales que contempla no pueden aplicarse en la UE.

Esta decisión del presidente de los Estados Unidos supone la continuación del cambio de política hacia Cuba.  El pasado mes de abril, Obama levantó las restricciones de viajes y envíos de remesas de los cubanoamericanos a la isla, que fueron severamente limitados en 2004 por el Gobierno Bush.

El levantamiento de las restricciones afecta al millón y medio de cubanoamericanos que a partir de ahora podrán mandar dinero y viajar a la isla cuando quieran. Sin embargo, estas medidas anunciadas no cambian el embargo, impuesto por John F. Kennedy hace 47 años.