Público
Público

Obama se verá con Merkel y Sarkozy antes del G-20

Berlín quiere la 'tasa Tobin' pero, según el economista Sachs, Wall Street y la City presionan en contra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Estados Unidos quiere ser parte activa si hay que acordar un plan de acción en el G-20 para evitar volver a la recesión y un eventual contagio de la crisis de deuda soberana que sufre Europa. El presidente de EEUU, Barack Obama, mantendrá encuentros bilaterales con el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, en Cannes antes la cumbre del G-20, según informó un portavoz de la Casa Blanca.

Obama aprovechará su viaje a Francia para participar en la cumbre, que se celebra en Cannes el jueves y el viernes, y reunirse con ambos líderes.

La tasa sobre las transacciones financieras, un gravamen muy similar al ideado por el Nobel de Economía James Tobin, puede ver la luz verde en este G-20. Los defensores del impuesto han hecho una ofensiva final que ha capitaneado el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, quien, en una entrevista con el diario económico Financial Times, pedía que Europa liderara la aplicación de esta figura tributaria. Schäuble intenta ganar el terreno perdido en la cumbre preparatoria del G-20donde apenas se trató sobre el impuesto. Los países del euro, defensores de este gravamen, tuvieron que replegarse entonces ante EEUU y Reino Unido ante la deficiente situación de su banca. Bruselas ya ha advertido de que lo aplicará incluso en solitario.

En opinión del economista estadounidense Jeffrey Sachs, la tasa puede ser muy efectiva, aunque no sea 'universal'. Sachs acusa a la City londinense y a Wall Street de estar presionando para que no se apruebe la medida. En una rueda de prensa organizada por Intermón Oxfam, Sachs recordó que han sido precisamente EEUU y Reino Unido los que más han insistido en escudarse en la necesidad de hacerlo universal para crear esta figura impositiva. 'No es la universalidad de la tasa lo que preocupa a estos países', apuntó Sachs.

Por otro lado, Alemania también quiere reclamar en el G-20 aún más exigencias de capital en la normativa de la banca y la regulación del mercado financiero y del monetario.