Público
Público

Obama y Cameron hablarán sobre el derrame del Golfo de México

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el primer ministro británico, David Cameron, deberían hablar el sábado sobre BP y el derrame de crudo en el Golfo de México, mientras una tormenta plantea temores a que las operaciones de limpieza sean interrumpidas.

El derrame de crudo, el peor en la historia de Estados Unidos, está opacando la primera reunión entre Obama y Cameron desde que el primer ministro asumió el cargo el mes pasado, que se celebrará en el marco de la cumbre del G8 y el G20 en Canadá.

"Creo que también está entre nuestros intereses a largo plazo que haya cierta claridad y finalidad en todo esto, para que no veamos al mismo tiempo la destrucción de una empresa que es importante para todos nuestros intereses", dijo Cameron a la cadena de televisión canadiense CBC.

"Esta es una compañía vital para nuestros intereses. La opinión que tengo es que BP quiere sellar el pozo y limpiar el derrame para compensar a los que sufrieron daños", agregó.

Obama ha criticado mucho BP, mientras su aprobación en los sondeos ha caído, en parte debido a la percepción de que su gestión de la crisis ha sido demasiado lenta.

En tanto, empresas británicas y grupos de accionistas han elogiado a Cameron por su defensa de la firma.

Pero Cameron insistió el viernes que cree que el tema requiere un tratamiento delicado.

"Este no es un tema entre Estados Unidos y Reino Unido. Esto se trata de que BP haga lo que debería, pero también sea tratado de manera que le permita avanzar", declaró a periodistas.

CIFRA CRECIENTE

En el Golfo de México, BP dijo que sus sistemas de captura reunieron o quemaron 23.725 barriles de crudo el jueves.

El almirante de la Guardia Costera, Thad Allen, quien supervisa los esfuerzos del Gobierno para contener el derrame, dijo que la firma BP planea más que duplicar su capacidad de captura la próxima semana, si el clima lo permite.

El desastre está cobrando una cifra creciente a las industria de la pesca y el turismo en el Golfo de México y amenaza con provocar un caos a gran escala en ecosistemas litorales y en su vida salvaje.