Público
Público

Obama y Clinton hablan sobre la secretaría de Estado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La senadora Hillary Clinton dejó el viernes abierta la posibilidad de convertirse en secretaria de Estado, un día después de celebrar una reunión con el presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, en la que, según un funcionario demócrata, hablaron sobre el cargo.

Si Obama elige a Clinton sería una decisión audaz que agregaría a su Gobierno a una ex rival de alto nivel, la cual puso en duda la experiencia y las ideas en política exterior del presidente electo durante las primarias demócratas a principios de año.

En un discurso en Albany, Nueva York, Clinton no confirmó ni negó las informaciones respecto a una reunión secreta que habría sostenido con Obama el jueves. Funcionarios demócratas dijeron que sí hubo tal reunión.

"No voy a especular o comentar nada sobre el próximo Gobierno del presidente electo. Y voy a respetar el proceso y cualquier pregunta debería dirigirse al equipo de transición", afirmó Clinton.

El equipo de transición de Obama se negó a hacer declaraciones.

En tanto, el periódico Washington Post dijo que Obama se reunió el viernes con otro ex rival, el gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, y que hablaron sobre el puesto de secretario de Estado.

Un responsable demócrata dijo a Reuters que Clinton y Obama "tuvieron un encuentro serio, pero que la pregunta es si se hizo o no una oferta real".

CNN citó a fuentes demócratas diciendo que Obama y Clinton habían hablado en serio para evaluar el interés de la senadora en convertirse en secretaria de Estado y que dejó la reunión sintiendo que el cargo sería suyo si así lo deseaba.

El presidente electo venció a la senadora por Nueva York en un duro duelo por la nominación del partido.

Obama posteriormente molestó a los partidarios de Clinton al no escogerla como candidata a la vicepresidencia.

El presidente electo tiene previsto un encuentro en Chicago el viernes con el senador republicano John McCain, su primera conversación cara a cara desde que el demócrata venciera al senador por Arizona en las elecciones presidenciales del 4 de noviembre.

La portavoz de Obama Stephanie Cutter dijo que Obama y McCain hablarían sobre formas de crear "un gobierno federal más efectivo y eficiente". McCain hizo su campaña basándose en una reforma del Gobierno, reduciendo programas y recortando el gasto.

¿ACEPTARÁ CLINTON EL CARGO?

Washington estaba alborotado con las noticias de que Clinton podría estar entre los candidatos de Obama para el cargo y sobre la posibilidad de que se consolide un "equipo de rivales", similar al que construyó Abraham Lincoln en el poder al invitar a sus opositores al gabinete.

Muchos expertos creen que ella sería una buena elección como secretaria de Estado. De aceptar, sería la tercera mujer en ejercer el cargo, después de Madeleine Albright y Condoleezza Rice.

"Necesitas a alguien que sea tomado en serio a nivel internacional, que tenga ese tipo de experiencia y capacidad política, pero que también tenga el carisma para atraer a la gente a negociar", dijo la estratega demócrata Liz Chadderdon.

Sin embargo, la pregunta es si la senadora aceptará el cargo si se lo ofrecen. Una alternativa podría ser seguir en el Senado y usar su influencia para opinar sobre las propuestas de Obama y mantener una plataforma independiente desde la que podría volver a presentarse a la presidencia.

También hay preguntas sobre cómo se comportaría su marido, que adora las cámaras, si ella es escogida como la máxima diplomática del país.

Obama ya ha acudido a varios ex miembros del Gobierno de Bill Clinton para recibir ayudar en su transición al poder, entre ellos su jefe de gabinete, Rahm Emanuel, y el codirector del equipo de transición, John Podesta.

Considerar a Clinton como secretaria de Estado implicaría que Obama está ampliando su búsqueda más allá de otros candidatos hasta ahora mencionados para el cargo.

Entre las posibilidades está el senador de Massachusetts John Kerry, demócrata que en 2004 perdió las presidenciales ante George W. Bush, y el senador de Nebraska Chuck Hagel, un republicano que apoyó a Obama durante las elecciones de este año.