Publicado: 26.03.2014 23:06 |Actualizado: 26.03.2014 23:06

Obama y Rasmussen piden reforzar militarmente el Este de Europa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, han tratado este miércoles la posibilidad de ampliar las medidas para reforzar la defensa colectiva de los países de la Alianza Atlántica (OTAN) en los países del Esste de Europa ante la crisis desatada por la anexsión de Crimea por Rusia, a la vez que destacaron su apoyo a la integridad territorial de Ucrania.

"Me uno a su petición de medidas adicionales para reforzar nuestra defensa colectiva, incluyendo unos planes de defensa actualizados y más desarrollados, ejercicios reforzados y despliegues apropiados", declaró en un comunicado Rasmussen tras reunirse con Obama, que en su visita de hoy a Bruselas incluyó el cuartel general de la OTAN.

Rasmussen agradeció a Obama su compromiso con la Alianza y declaró que el vínculo transatlántico entre América del Norte y Europa "es el fundamento de la seguridad" en ambas regiones.

También celebró los pasos dados por EEUU, con sanciones específicas, en respuesta a "las acciones militares irresponsables e ilegales de Rusia en Ucrania".

La OTAN intensificará su cooperación militar con Ucrania"Nuestro compromiso de la defensa de nuestros aliados es inquebrantable, y al mismo tiempo nos mantenemos firmes en el apoyo a la soberanía e integridad territorial de Ucrania", subrayó el político danés.

En esa línea, recordó que la OTAN intensificará su cooperación militar con Ucrania, de cara a ayudar al país a modernizar sus fuerzas armadas.

En paralelo, señaló que durante la preparación de la cumbre que la Alianza Atlántica celebrará en Gales el próximo mes de septiembre "revisaremos la viabilidad de nuestra relación con Rusia, reforzaremos la cooperación con nuestros socios y fortaleceremos más nuestra defensa colectiva y el vínculo transatlántico".

"La OTAN es una fuerza para la paz pero también inigualable militarmente", dijo Rasmussen, que recalcó que "no buscamos la confrontación pero no nos echaremos atrás si somos desafiados".

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha lanzado este un nuevo llamamiento a la UE y a la comunidad internacional para que rechacen la intervención de Rusia en Ucrania y la anexión de Crimea, pero ha vuelto a descartar una intervención militar para resolver la crisis o una nueva guerra fría porque Moscú no lidera ningún bloque de países o una ideología.

"Ni EEUU ni Europa tienen ningún interés en controlar Ucrania""No nos equivoquemos. Ni EEUU ni Europa tienen ningún interés en controlar Ucrania", ha dicho Obama durante un discurso pronunciado en el Palacio de Bellas Artes de Bruselas sobre las relaciones entre la UE y EEUU que se ha acabado centrando en el conflicto entre Rusia y Occidente.

"No estamos entrando en una nueva guerra fría. Después de todo, a diferencia de la Unión Soviética, Rusia no lidera ningún bloque de naciones ni ninguna ideología internacional", ha resaltado el presidente norteamericano.

EEUU y la OTAN, ha sostenido Obama, "no buscan ningún conflicto con Rusia" y admiten que Moscú "no será desalojado de Crimea o disuadido de aumentar la tensión mediante la fuerza militar". "América y el mundo, y Europa, están interesados en una Rusia fuerte y responsable, no débil. Queremos que el pueblo ruso viva con seguridad, prosperidad y dignidad como cualquier otro, orgulloso de su historia", ha asegurado.

"Pero eso no significa que Rusia pueda pisotear a sus vecinos. Sólo porque Rusia tiene una profunda historia con Ucrania no significa que pueda dictar su futuro", ha insistido el presidente estadounidense, que ha rebatido uno por uno los argumentos utilizados por Moscú para justificar su intervención en Crimea, como su similitud con los casos de Kosovo o Irak. "Ninguna cantidad de propaganda puede convertir en correcto algo que el mundo sabe que está mal", ha dicho.

"Con el tiempo, si nos mantenemos unidos, el pueblo ruso reconocerá que no pueden alcanzar la seguridad, la prosperidad y el estatus que buscan mediante la fuerza bruta", ha indicado Obama, que ha defendido hacer frente a la crisis combinando "una presión sustancial sobre Rusia con una puerta abierta a la diplomacia".

En este sentido, el presidente estadounidense ha reiterado que "si los líderes rusos continúan en la actual dirección, juntos, garantizaremos que su aislamiento sea más profundo". "Las sanciones se ampliarán y sus estragos en la economía rusa, así como en su peso en el mundo, aumentarán", ha amenazado.