Público
Público

La obamamanía 'customiza' la revolución verde iraní

Una web permite crear retratos al estilo 'Hope' para solidarizarse con los partidarios de la apertura de Irán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Conseguir un retrato colorido de nuestro rostro, al estilo del cartel Hope que realizó Shepard Fairey con la cara de Barack Obama, para las últimas presidenciales estadounidenses. O pintarse la cara de verde —electrónicamente hablando— en apoyo a los iraníes que apostaban por un cambio político en los comicios del pasado junio. Son dos de las posibilidades que ofrece la web Obamiconme, ideada por los responsables de la revista cultural norteamericana Paste.

El procedimiento para conseguir alguna de esas estampas con nuestra imagen, o cualquier otra que se nos pase por la cabeza, es muy sencillo. El primer paso es decidir si usaremos la webcam para captar nuestra figura o si colgaremos una foto que ya tengamos en el disco duro.

Lo segundo es optar por Obamicon o Free Iran (entre los cinco temas que ofrece la web). Acto seguido, ya podemos empezar a editar la foto para, luego, colgarla en la web. Finalizado el proceso, tendremos un retrato nuestro a la manera de Shepard Fairey.

En muchos casos, el resultado puede no resultar muy estético o incluso sonar a chiste. Pero es que la iniciativa Obamiconme no deja de ser una especie de broma o juego que nos brindan sus creadores, que, al mismo tiempo, sacan tajada económica con la venta de merchandising (tazas, camisetas y sellos) y publicitan su revista, la independiente Paste.

Algunos internautas no han dudado en crear auténticas piezas de humor gráfico, fusionando imágenes de personajes públicos con mensajes políticos muy claros. Algunos ejemplos son el obamicon del antiguo presidente George W. Bush, con la palabra Fail (error o, traducido de una manera más vulgar, cagada) estampada en el pecho, o el de la pasada candidata republicana a la vicepresidencia, Sarah Palin, que luce un tajante Nope (no).

La iniciativa Obamicon arrancó en enero de este año, poco antes de la investidura del nuevo presidente norteamericano, Barack Obama. En su primer mes de vida contabilizó más de un millón de visitas. Y actualmente tiene casi un millón y medio de webicons creados, entre los cinco temas con los que permite a los usuarios transformar su imagen.

Shepard Fairey, autor del conocidísimo retrato de Obama, pasó un mal trago, hace unos meses, al ser demandado por la agencia de noticias Associated Press. Le acusaban de haber utilizado la foto de un colaborador de la agencia como punto de partida para su icónica imagen. Al final, la cosa acabó diluyéndose, gracias a una argucia legal de Fairey, que se parapetó en el fair use, una excepción a la regla de derechos de autor.