Público
Público

La obesidad crea un riesgo de "tsunami" de dolencias cardíacas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Julie Steenhuysen y Kate Kelland

Más de 500 millones depersonas, o uno de cada diez adultos en todo el mundo, sonobesos, una cifra dos veces superior a la de 1980, según ungrupo de investigadores.

La epidemia de obesidad se está extendiendo de los paísesricos a los más pobres, añadió el equipo.

Y aunque los países ricos han dado grandes pasos parareducir las tasas de colesterol alto e hipertensión, el númerototal de personas con presión alta subió de 600 millones en1980 a casi 1.000 millones en el 2008, una cifra que se havisto alimentada por el envejecimiento y el aumento de lapoblación mundial.

"El sobrepeso y la obesidad, la tensión y el colesterolaltos no son ya problemas occidentales o problemas de lasnaciones opulentas", dijo Majid Ezzati, del Imperial College deLondres y la Universidad de Harvard, que dirigió los estudios,publicados en la revista The Lancet.

El estudio, realizado por la Organización Mundial de laSalud (OMS), midió los cambios en factores de riesgo clave queafectan a la salud coronaria.

Las dolencias cardíacas son la primera causa de muerte enel mundo industrializado, y cada año se gastan miles demillones de dólares en dispositivos médicos y fármacos paratratarlas. El nuevo estudio mostró progresos en algunas áreas,pero también encontró otras preocupantes.

En Norteamérica, por ejemplo, ha habido un gran avance enla reducción de los índices de presión elevada en varones. EnAustralia, Nueva Zelanda y Nueva Guinea, las tasas dehipertensión en mujeres también mejoraron.

UN "TSUNAMI" MUNDIAL DE DOLENCIAS CARDIACAS

Sin embargo, el índice de masa corporal (IMC), una medidaclave de la obesidad, ha crecido en todo el mundo. "El mundo seestá volviendo más y más obeso", dijo Ezzati en una entrevistatelefónica.

Tener sobrepeso u obesidad eleva el riesgo de enfermedadcardíaca, diabetes, algunos cánceres y artritis. Lahipertensión, otro factor clave de riesgo de enfermedadcardíaca, es la primera causa de muerte en todo el mundo.

Las enfermedades relacionadas con la obesidad representancasi un 10 por ciento del gasto médico en Estados Unidos oaproximadamente unos 147.000 millones de dólares al año. EnEuropa, más de la mitad de los adultos tienen sobrepeso o sonobesos, lo que aumenta la presión sobre los ya problemáticospresupuestos sanitarios.

No obstante, los estudios mostraron que los riesgoscardíacos ya no son sólo un problema de los países ricos deOccidente.

"Cuando dejas a un lado dos o tres países -Estados Unidos,Australia y Nueva Zelanda- es en países de ingresos mediosdonde la incidencia de la obesidad es mayor", dijo Ezzati.

Los niveles promedio de colesterol cayeron en Norteamérica,Australia, Nueva Zelanda, Nueva Guinea y Europa, peroaumentaron en el este y sudeste de Asia y en la región delPacífico, según hallaron los estudios.

Los niveles de presión arterial son mayores en los paísesdel Báltico y en el este y oeste de Africa.

Al comentar estos resultados, Sonia Anand y Salim Yusuf, dela Universidad McMaster en Canadá, dijo que mostraban un"tsunami de enfermedad cardiovascular" a nivel mundial que hade ser afrontado con esfuerzos para reducir la ingesta degrasas malas y sal, y un aumento de los niveles de ejercicio.

La Asamblea General de la ONU tiene previsto celebrar unareunión en septiembre para debatir sobre la creciente amenazade las llamadas enfermedades no transmisibles, o crónicas, comolas dolencias cardíacas, el cáncer y la diabetes,particularmente en los países más pobres.