Público
Público

La obesidad y la falta de ejercicio abundan entre los asmáticos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Joene Hendry

Un nuevo estudio sugirió quemenos de un cuarto de los adultos asmáticos cumplen las guíasnacionales de ejercicio y que, en ese grupo, la obesidaddesalentaría el ejercicio y agravaría los síntomas asmáticos.

Las personas asmáticas pueden quedar atrapadas en uncírculo vicioso, señaló el equipo dirigido por la doctora CarolA. Mancuso, del Colegio de Medicina Weill Cornell y el Hospitalpara Cirugía Especial de Nueva York.

"La obesidad agrava el asma, lo que podría estar asociado aun bajo nivel de actividad física y, a la vez, predispone a laobesidad y exacerba la enfermedad", dijo Mancuso a ReutersHealth.

Dado que la elevada prevalencia de obesidad entre losasmáticos transforma la relación entre la masa corporal y elejercicio en algo especialmente importante, el equipo evaluólos hábitos de actividad física de 258 pacientes de unos 42años.

Los participantes (con un 75 por ciento de mujeres) habíantenido asma leve a moderado durante unos 21 años y el 37 porciento tenía la enfermedad bien controlada.

El 40 por ciento de los pacientes era obeso, el 29 porciento tenía sobrepeso y el 31 por ciento, peso normal.

Los resultados, publicados en Annals of Allergy, Asthma andImmunology, revelan que sólo el 25 por ciento del grupo obesohacía algo de ejercicio y que el 14 por ciento cumplía con lasguías nacionales de hacer 20-30 minutos de ejercicio entre tresy cinco días por semana.

En cambio, el 46 y el 20 por ciento de los asmáticos consobrepeso hacían algo de ejercicio y cumplía con las guías,respectivamente, mientras que eso ocurría en el 67 y el 33 porciento de los asmáticos con peso normal.

Tras considerar la edad, el género, la educación y elestado asmático, el equipo halló que la obesidad estaba másfuertemente asociada con los hábitos físicos.

Pero no hallaron una relación entre el control o lagravedad a largo plazo de los síntomas asmáticos y los hábitosde ejercicio entre los participantes.

El equipo opina que períodos cortos de distintos tipos deejercicio ayudarían a los asmáticos a cumplir con las guíasvigentes sobre actividad física.

Mancuso recomienda también que los médicos y los pacientes"trabajen juntos para controlar la obesidad, elegir programasprudentes de ejercicio y usen los medicamentos adecuadamentepara prevenir los síntomas inducidos por el ejercicio".

FUENTE: Annals of Allergy, Asthma and Immunology, noviembredel 2008