Público
Público

Obiang perdona a un mercenario que tramó un golpe de Estado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Guinea Ecuatorial ha perdonado al mercenario británico Simon Mann por su papel en un intento de golpe de Estado fracasado en 2004, permitiéndole recibir tratamiento médico tras cumplir un año de los 34 a los que fue condenado.

El perdón del presidente Teodoro Obiang Nguema se produce semanas antes de las elecciones del 29 de noviembre, en las que se prevé que Obiang obtenga un nuevo mandato para continuar gobernando el tercer mayor productor de petróleo de África, que preside desde 1979.

"El perdón se permitió por decreto presidencial y fue concedido por motivos humanitarios", dijo el Ministerio de Comunicación en un comunicado difundido en su web a última hora del lunes, indicando que Mann precisaba atención médica y estar con su familia.

Mann ha "mostrado suficientes y creíbles signos de arrepentimiento y un deseo de asumir su lugar en la sociedad", dijo el comunicado, que precisaba que el antiguo agente de las fuerzas especiales tenía 24 horas para abandonar el país y tenía prohibido regresar.

Obiang, que tenía previsto reunirse posteriormente con el presidente sudafricano Jacob Zuma, también perdonó a Nick du Toit, un ex soldado sudafricano condenado por el mismo asunto a 34 años.

Mann fue sentenciado en julio de 2008 por conspirar para derrocar a Obiang tras ser detenido por las autoridades en Zimbabue cuatro años antes junto a otros 70 mercenarios que se dirigían a Guinea Ecuatorial a bordo de un avión.

Durante el juicio Mann se calificó de un simple peón de hombres de negocios internacionales que aseguró que trataban de hacerse con el poder. Citó entre los implicados a un hijo de la ex primera ministra británica Margaret Thatcher, una acusación que negó Mark Thatcher.