Público
Público

El obispo de Almería critica a los jóvenes que "electrizados por el rock se entregan a la práctica banal y destructiva del sexo"

Lamenta la abundancia de personas que difunden una crítica "exacerbada" del clero y "descalifican" la moral cristiana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El obispo de Almería, Adolfo González Montes, lamenta la abundancia de personas que 'denigran' a la Iglesia Católica, difunden una crítica 'exacerbada' del clero y 'descalifican' la moral cristiana, hecho que relacionó con un estado de opinión 'marcado por una profunda desorientación' en general y la carencia de vocaciones en los jóvenes.

'Justo ahora --subraya en una carta pastoral recogida por Europa Press-- cuando más se habla de libertad y a algunos se les llena la boca de generosidades para con los otros creyentes'. González Montes asegura que los adolescentes se ven obligados a superar 'pruebas escolares' como la de recibir el sacramento de la confirmación 'sin ser tildados de atrasados mentales o acusados de estar dominados por los curas'.

En esta línea, apuntó como raíces del contexto por él descrito al sistema educativo escolar, que se empeña 'en inculcar' en los escolares una visión de a vida que pone 'entre paréntesis la condición espiritual del ser humano' y a los 'efectos nocivos' de la cultura 'materialista' difundida por los medios de comunicación.

Junto a un sistema educativo que 'tan sólo tolera, y con notable hostilidad', la enseñanza escolar de la Religión católica pese a que existe 'un derecho fundamental de los padres', González Montes señaló la permisividad de una 'excesiva protección familiar' y la 'falta de vida cristiana' en estos núcleos.

Para el obispo de la Diócesis de Almería y alto cargo de la Conferencia Episcopal, el que la sociedad no perciba la importancia que la religión tiene en la 'fundamentación de la moral y la promoción de la dignidad de la persona y de sus derechos fundamentales' desemboca en que 'millones de jóvenes, electrizados por el rock y el gregarismo adormecedor de la movida semanal' se entreguen a la 'práctica banal y destructiva de la sexualidad'.