Público
Público

El obispo de Bilbao supervisará a los Legionarios de Cristo

El Papa ordena a una comisión que revise los centros de la congregación fundada por Marcial Maciel, acusado de abusos infantiles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, será uno de los cinco visitadores apostólicos que revisarán a los Legionarios de Cristo por orden del Papa. Blázquez, que también es vicepresidente de la Conferencia Episcopal, será el responsable de las inspecciones en España, Francia, Alemania, Suiza, Irlanda, Holanda, Polonia, Austria y Hungría.

Benedicto XVI se propuso revisar todas las obras de los Legionarios después de que su creador, Marcial Maciel, fuese acusado de abusos sexuales por ex seminaristas. De nacionalidad mexicana y fallecido el pasado año tras ser obligado a retirarse a una 'vida de oración y penitencia', al fundador de esta congregación religiosa también se le ha atribuido la paternida de un hijo.

La visita apostólica comenzará el 15 de julio y los auditores contarán con un presupuesto de de 10.000 euros cada uno para desplazamientos. Además de Blázquez, que se encargará de España —donde los Legionarios cuentan con influyentes contactos— y los citados países, la comisión supervisora también está formada por Charles Chaput (EEUU y Canadá), Ricardo Ezzati Andrello (Suramérica), Ricardo Watti Urquidi (México y Centroamérica) y Giuseppe Versaldi (Israel, Filipinas y Corea del Sur).

La propia orden ha reconocido que Maciel tuvo una amante, con la que concibió una criatura. Fallecido el pasado año a los 87, fue castigado por Benedicto XVI en 2006 por abusos sexuales contra seminaristas, producidos durante décadas. También le exigió que renunciara 'a todo ministerio público' de su actividad sacerdotal y llevara una vida retirada 'de rezos y penitencias'.

Sus 'debilidades humanas' (como las llamó la congregación) motivaron numerosas investigaciones por parte de la Santa Sede, que desembocaron en su retiro forzado. La decisión de Benedicto XVI fue un duro golpe para los Legionarios, que vieron como su fundador, que gozó del afecto de Juan Pablo II, caía en desgracia. Con ese castigo, informa Efe, Benedicto XVI subrayó la línea de 'tolerancia cero' adoptada para casos de ese tipo y otros contrarios a la moral de la Iglesia.

La decisión del actual Papa supuso un giro de 180 grados respecto a lo que se venía haciendo hasta entonces, donde se imponía el silencio o el simple alejamiento incluso en los casos en que se verificaba que hubo abuso.

La congregación de La Legión de Cristo fue fundada en México en 1941 por Maciel, que tenía entonces 20 años. Sus estatutos fueron aprobados por el Vaticano en 1983. Hoy integra a 850 sacerdotes y unos 3.000 seminaristas. Está establecida en 18 países. Entre sus centros destacan el Pontificio Ateneo Regina Apostolorum, en Roma.

Asimismo, cuenta con los seminarios internacionales Mater Ecclesiae, uno en Roma (Italia) y el otro en Sao Paulo (Brasil). También cuenta con 70.000 miembros de la Asociación Regnum Christi, es decir, los legionarios laicos. En España, se ha relacionado con la Legión a empresarios como Alicia Koplowitz o la familia Ruiz Mateos, pero según fuentes de la congregación 'no hay un registro de miembros'. En cualquier caso, su crecimiento en España es evidente.