Público
Público

El obispo de Girona prohíbe que las parroquias acojan las consultas independentistas

Los primeros afectados han sido los miembros de una coordinadora de Canet de Mar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las consultas independentistas no cuentan con el beneplácito de la Iglesia catalana, o al menos del Obispado de Girona, que ha comenzado a mover sus fichas para que ninguna parroquia pueda albergar en sus locales las urnas para las consultas ni reuniones preparativas. Así lo ha hecho saber el obispo de Girona, Francesc Pardo, a todos los curas de su diócesis, en una circular en la que les recuerda que dichas consultas 'no se ajustan a la legalidad vigente'.

Los primeros afectados han sido los miembros de la coordinadora Canet Decideix, cuya primera reunión preparatoria tuvo lugar el 24 de octubre en la parroquia de Canet de Mar.

'Pedimos permiso a la parroquia, porque el local es un buen espacio para hacer reuniones y no tuvimos ningún problema', recuerda uno de los portavoces de la plataforma, Xavier Espàrrech. Apenas una semana después -y tras mantener un encuentro con el jefe del PP de la localidad, Martín García- monseñor Pardo ordenó dar marcha atrás. Para el obispo, este tipo de consultas 'llevan o pueden llevar a una división de la comunidad parroquial, y del pueblo'.

La plataforma Canet Decideix ya ha avanzado que buscará locales alternativos para las reuniones y la consulta, ya que no quieren provocar un problema a la parroquia.

Por otro lado, la Abogacía del Estado recurrirá una a una las 115 consultas soberanistas convocadas para el 13 de diciembre, según el Ejecutivo. La medida irá destinada no a evitar la consulta en si, como ya pasó en Arenys de Munt, sino a evitar que los Ayuntamientos den apoyo institucional a la iniciativa.