Publicado: 05.03.2014 21:32 |Actualizado: 05.03.2014 21:32

El obispo Munilla pide prohibir el aborto incluso en casos de violación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Sin excepciones". Esa sería la legislación ideal en materia de interrupción del embarazo para el obispo de la diócesis de San Sebastián, José Ignacio Munilla, que ha presentado este miércoles una pastoral titulada El Descarte del Aborto, que pretende "responder dudas, romper prejuicios e invitar a un debate libre y moral" sobre el aborto.

El prelado se ha mostrado bastante crítico con el anteproyecto de reforma de la actual ley que está llevando a cabo el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. "La  Ilgesia nunca bendecirá un anteproyecto que  siga justificando el aborto", ha dicho tajantemente. Incluso ha ido más allá al afirmar que ni siquiera puede justificarse en caso de violación. "Algunos los justifican en caso de violanción. Pero ¿se justifica la pena de muerta para un violador?", ha preguntado el obispo par recordar que "sin embargo, sí se aplica al que incentemente a sido fruto de ella. Es vergonzante".

"¿Se justifica la pena de muerta para un violador?" Para Munilla, el actual debate en torno al aborto carece de seriedad y profundidad, por lo que se ha ofrecido para enriquecerlo formando parte de él. Durante su intervención, ha hecho una defensa férrea de la adopción como alternativa a la interrupción del embarazo, porque citando a la beata Teresa de Calcuta, "mientras haya aborto no habrá paz", algo que "podemos repetir y aplicar en Euskadi ahora", ha añadido.

En un discurso donde no ha cesado de citar al Papa Francisco, el obispo ha sostenido que "los Derechos Humanos o se defienden todos o nos manipulamos al servicio de la ideología o de lo políticamente correcto en cada caso". Según ha explicado, el aborto se está debatiendo "bajo el influjo de etiquetas políticas" en las que la izquierda lo defiende y "la derecha está en contra. Aunque no demasiado, va en la misma dirección que la izquierda pero con el freno de mano echado", ha matizado.Por ello ha pedido "libertad de esquemas políticos porque la causa de la vida es prepolítica". "El ser humano no tiene derecho a la vida porque un político se lo conceda", ha matizado.

"La derecha va en la misma dirección que la izquierda pero con el freno de mano echado" En palabras del prelado el "derecho a decidir parte de una falsedad", por lo que ha respondido al presidente extremeño, José Antonio Monago, que se mostró contrario a que el Gobierno obligara a una mujer a ser madre. "Madre ya lo es desde el momento de la concepción. Lo único que puede elegir es ser madre de un niño vivo o de una nió muerto", ha asegurado.

También ha tenido tiempo Munilla de referirse al movimiento feminista que reivindica el derecho al aborto como la decisión de la mujer sobre su propio cuerpo. "Un falso cliché", así lo ha definido tras argumentar que "muchas mjeres se ven abocadas a abortar por la presión machista y por falta de opciones alternativas", por lo que es "la segunda vícitima del aborto", ha dicho. "La autentica causa de la mujer está ligada a la cuasa del hijo. El feminismo radical copia el esteriotipo sexual del machismo", ha subrayado Munilla, para concluir antes del turno de preguntas que "4.000 abortos al año en Euskadi no pueden aceptarse".