Público
Público

El obispo de San Sebastián califica el aborto de "holocausto silencioso"

"¡No los matéis!, dádselos a quienes también les aman y están dispuestos a dar su vida por ellos", alentó José Ignacio Munilla en su homilía del Viernes Santo.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, ha afirmado que el aborto supone una 'masacre de inocentes' y un 'holocausto silencioso'. Por ello, ha llamado a 'dignificar' la adopción, al tiempo que ha recordado el compromiso de Cáritas a ayudar a las madres gestantes en situación de pobreza.

Munilla ha realizado estas decalraciones en la homilía que pronunció este pasado Viernes Santo, en la Catedral del Buen Pastor de la capital guipuzcoana, en la que señaló la 'contradicción' que supone buscar niños adoptados en países lejanos, cuando al mismo tiempo 'se rechaza la posibilidad de dar en adopción al hijo de nuestra entrañas'. A su juicio, se trata de una actitud 'hipócrita' que no prioriza el bien del niño. Por ello, el prelado donostiarra ha realizado el siguiente llamamiento: '¡No los matéis!, dádselos a quienes también les aman y están dispuestos a dar su vida por ellos'.

En esa línea, ha apuntado que el 44% de las madres que han abortado en Euskadi en 2011 eran extranjeras, 'de lo que se deduce que detrás en un número no desdeñable de los abortos existen situaciones de pobreza'.'¡Ningún niño muerto por falta de recursos económicos!', ha enfatizado.

Munilla ha destacado también el compromiso del Centro de Orientación Familiar para ayudar a las madres que abortaron ya que, según ha recalcado, 'la experiencia nos permite constatar que la segunda víctima del aborto es la mujer, puesto que no sólo conlleva el poner fin injustamente a una vida inocente, sino que también supone una especie de suicidio espiritual por parte de la propia mujer'.

Por ello, ha insistido en que en el Centro de Orientación Familiar de la Diócesis de San Sebastián se ofrece un acompañamiento a las mujeres que se encuentran en esta situación, por medio del llamado Proyecto Raquel, que 'acompaña con una terapia de sanación a las mujeres que han quedado heridas por el drama del aborto'.

Finalmente, el obispo de San Sebastián ha denunciado que las legislaciones actuales regulen el aborto bajo el eufemismo del 'derecho a la salud reproductiva', lo cual, en su opinión, 'es algo equiparable a que se liberalizase el despido libre bajo el eufemismo del derecho a la salud laboral'.