Público
Público

Los obispos denuncian la retirada de una cruz con el nombre de cinco caídos

El Ayuntamiento de la localidad de Mota del Cuervo (Cuenca) quitó el símbolo religioso de la parroquia de San Miguel Arcángel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El obispado de Cuenca ha denunciado ante la Guardia Civil la retirada de una cruz situada en la parroquia de San Miguel Arcángel de Mota del Cuervo (Cuenca) por parte del Ayuntamiento, en la que figuraban nombres de personas que fueron fusiladas en la Guerra Civil por motivos religiosos.

Según ha informado el obispado de Cuenca en un comunicado, la cruz fue quitada del lugar donde estaba el pasado martes para cumplir un acuerdo plenario del Ayuntamiento moteño, que gobierna IU en coalición con el PSOE, en el que se aprobaba 'la retirada, de todos los espacios públicos, de la simbología franquista persistente en el municipio' en aplicación la Ley de la Memoria Histórica.

El acuerdo plenario fue puesto en conocimiento del Obispado el pasado 14 de diciembre de 2008, al que comunicaba que uno de estos monumentos era la citada cruz, que se encontraba 'en el acerado público situado en las inmediaciones de la iglesia parroquial'.

Sin embargo, 'ni en el texto del acuerdo municipal en cuestión ni tampoco en la comunicación a este obispado se precisaba tiempo alguno para presentar las alegaciones oportunas', a pesar de lo cual el Ayuntamiento ha procedido a la retirada de la cruz, dice el comunicado del obispado.

El Obispado conquense entiende que ha sido una actuación irregular, por lo cual 'se ha visto obligado a presentar la correspondiente denuncia ante la Guardia Civil de Mota del Cuervo' y se ha reservado ejercer 'las acciones que en derecho juzgue oportunas'.

Entre otras consideraciones, el obispado de Cuenca discrepa de la interpretación que ha hecho el Ayuntamiento sobre la cruz en cuestión, ya que entiende que 'el monumento no se puede considerar en absoluto como exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la dictadura'.

Ha aclarado que 'la lista de nombres en cuya memoria se levantó el citado monumento corresponde a un grupo de personas honestas, estimadas por su recta conducta, amantes de los pobres, buenos católicos, a las que se dio muerte, sin las más mínimas garantías legales, por motivo de sus creencias religiosas'.

En este sentido, el obispado conquense entiende que 'las personas como ellas son dignas de ser rehabilitadas y conservadas en la memoria', para cumplir lo establecido en la Ley de la Memoria Histórica.

Por otra parte, ha advertido de que la iglesia de San Miguel Arcángel está declarada Bien de Interés Cultural (BIC) y, por lo tanto, la cruz que se ha retirado estaba dentro de su área de protección, ya que estaba a sólo 35 centímetros de la fachada norte del templo.