Público
Público

El objetivo apunta al terror

Se avecina una ola de filmes europeos contados desde la óptica del terrorista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Algunos dicen que es la reacción europea a los desmanes cometidos por Estados Unidos en nombre del contraterrorismo. Otros, a cierto malestar por la desaparición de los valores de la izquierda o la incapacidad de esa misma izquierda para defenderlos. Sea como sea, en Europa arrecian las producciones sobre terroristas. En 2009 hay no menos de cinco pendientesde estreno.

Cada país tiene su particular Tiro en la cabeza; la polémica película de Jaime Rosales sobre el atentado de ETA en Capbreton, que se estrenó a finales de 2008. Alemania estuvo nominada al Oscar a la mejor película en habla no inglesa con RAF: Facción del Ejército Rojo, de Uli Edel, cinta que se estrenará el próximo viernes. En Francia, arrasa Enemigo Público nº1, díptico sobre el pseudoterrorista Jacques Mesrine, protagonizado por Vincent Cassel. En Reino Unido, el premio Turner de 1999, Steve McQueen, ganó el premio Caméra dOr (al mejor debut) en Cannes 2008 por Hunger, que relata la huelga de hambre del preso del IRA Bobby Sands.

Contar historias sobre el terrorismo no es ninguna novedad baste recordar la maravillosa Buenos días, noche (Marco Bellocchio, 2003) pero sí lo es que casi todas coincidan en reflejar el problema desde la óptica del terrorista y no de la víctima. Es ahí donde empiezan los problemas.

Campo minado

¿Es lícito utilizar el lenguaje narrativo para convencer al espectador de que debe empatizar con un terrorista? Eso, en principio, es lo que piensan muchos alemanes sobre lo que ha realizado el director Uli Edel en RAF: Facción del Ejército Rojo. No sólo andar por ahí poniendo bombas es divertido, es que además es estiloso. Sus protagonistas parecen directamente sacados de Glamourama, esa novela de Bret Easton Ellis en la que los modelos se vuelven terroristas. Edel se defiende afirmando una y otra vez: 'No se trata de defender el terrorismo. Sólo quiero mostrar la fascinación que a mis 21 años me provocaba la RAF. Y sí, había cierta parte de glamour en su encanto'.

Fascinación con protestas

El mismo argumento de fascinación utilizó McQueen cuando presentó en Cannes su impactante filme Hunger: 'Tenía 11 años la primera vez que vi una imagen del miembro del IRA Bobby Sands en huelga de hambre. Jamás lo he podido olvidar'. Para Jean-François Richet, director de Enemigo Público nº1, su misión era 'indagar en el inconsciente colectivo de la Francia de los años sesenta'. Para los tres, pues, se trata de lo mismo: hurgar en la fascinación que sentían por esos personajes de su infancia y adolescencia. Algo que, por razones obvias, no pueden compartir sus víctimas.

La Academia de Cine alemán presentó RAF a los Oscar 'por permitir una visión de cómo era la República Federal Alemana a principios de los setenta sin glorificar a los terroristas'. Pero dos familiares del asesinado Jürgen Ponto discrepan: condecorados con la Cruz del Mérito, la han devuelto por ser el Estado alemán productor de una cinta que a su juicio resulta ofensiva.

Si a las víctimas de la RAF les parecía trivial la visión del terrorismo que da Edel, que ni se acerquen a ver Anton, el retrato que hace del terrorismo del IRA Graham Cantwell, definido por sus productores como 'un cruce entre Oceans 11 y En elnombre del padre'. La discusión sobre cómo debe afrontarse el terrorismo en la pantalla grande estará durante 2009 en las salas de cine, y las armas las cargará, esta vez, elproyeccionista.