Público
Público

Las obras de la A-60 entre León y Valladolid amenazan la necrópolis de Lancia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las prospecciones realizadas por las obras de la A-60 (León-Valladolid) han sacado a la luz en el yacimiento leonés de Lancia restos, sobre todo romanos, de una extensa necrópolis de incineración con 200 individuos, que han puesto en pie de guerra a varios colectivos que claman por su conservación.

Si el yacimiento, ubicado en Villasabariego (León), estaba considerado uno de los más relevantes por albergar restos de la ciudad astur más grande de Iberia y vestigios romanos, ahora con estas prospecciones varios colectivos no dudan de su importancia y han creado una plataforma denominada "Salvemos Lancia" para pedir otro trazado para la A-60.

Lancia fue un poblado prerromano, del siglo II y I a.C., una gran urbe, con una importante historia bélica, que fue tomada después por los romanos, pero no destruida.

Desde junio y hasta el pasado martes se ha excavado en un área de 35.000 metros cuadrados, 1.200 metros a lo largo de la hipotética autovía, con el fin de saber qué había ahí y antes de ponerse a hacer las obras de la carretera, según ha dicho a EFE el director de estas prospecciones, Gregorio Marcos.

Se han encontrado además de la necrópolis, una vía romana, una planta basilical, que no quiere decir que fuera una iglesia, ya que en esta época por ejemplo las basílicas eran juzgados, así como un complejo industrial, con dos hornos, uno posiblemente romano y otro medieval, entre otros enseres.

La plataforma "Salvemos Lancia" ha amenazado con movilizaciones si no se varía el trazado de esta autovía, que une León y Valladolid, y ya han creado una red en facebook con cerca de 5.900 seguidores en sólo dos semanas.

El delegado de la Junta en León, Eduardo Fernández, ha dicho que será la Comisión Territorial de Patrimonio la que dictamine qué hacer con estos restos, posiblemente en septiembre, y la autovía queda a expensas de lo que allí se decida.

Desde la Plataforma "Salvemos Lancia" no se explican, según afirmaron en una nota de prensa, cómo habiéndose barajado varios trazados para la autovía precisamente se han decantado por la más cercana al yacimiento.

Y es que lo que sí es cierto es que "se sabía que había esto", ha dicho Marcos, que ha recordado que se trata de una zona que goza de la máxima protección, al haber sido declarada Bien de Interés Cultural ya en 1994, y que esta distinción también afecta a la zona de la autovía.

Esto que ha sucedido, a juicio del arqueólogo, "no es normal, pero tampoco es extraño; ha ocurrido en otras ocasiones".

Así, "por poner algún ejemplo, en Córdoba, la estación del AVE se ha hecho encima de un palacio romano; y el edificio administrativo principal de la Junta de Extremadura de Mérida, está sobre un barrio romano, ocupado posteriormente en época islámica".