Público
Público

Las obras maestras del Prado al desnudo con Google Earth

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Unas lágrimas en la cara de un personaje de "El descendimiento", de Van Weyden. Una abeja en una flor en "Las tres gracias" de Rubens. Una costura del lienzo en "Las meninas" de Velázquez.

Estos detalles que el ojo humano no percibiría, o que la distancia a la que se ve un cuadro no permite apreciar, estarán ahora disponibles para todos gracias a un proyecto pionero entre Google y el Museo del Prado, que ha colocado 14 de sus obras maestras en Google Earth a mega alta resolución.

"No hay mejor forma de rendir tributo a los grandes maestros de la historia del Arte que universalizar el conocimiento de sus obras en las mejores condiciones posibles", dijo el director de la pinacoteca madrileña, Miguel Zugaza, en la presentación realizada en el auditorio del museo.

http://earth.google.es/ - y haciendo clic sobre el Prado.

Los cuadros se pueden ver con un nivel de resolución 1.400 veces superior al de una cámara de 10 megapíxeles, después de un proceso surgido a raíz de la idea de una empleada de la compañía estadounidense, Clara Ribera, que se convirtió en la coordinadora del proyecto.

El trabajo, que comenzó en mayo del año pasado y se extendió hasta diciembre, consistió en dividir las pinturas en cuadrículas, hacer fotografías de alta resolución y componer luego el puzzle.

En total, más de 8.200 fotografías en las que ha colaborado la empresa madrileña Pixel en un proyecto que ha resultado gratuito para el Prado y cuyo coste no quiso desvelar Javier Rodríguez Zapatero, director general de Google España.

"Permitir que 14 obras maestras de esta casa se puedan ver desde cualquier lugar del mundo y con este nivel de precisión es un paso más en nuestro afán de democratizar el acceso a la información", aseguró.

www.museodelprado.es.

De momento no hay planes para extender esta idea a otras pinacotecas, a la espera de su acogida, y ambos responsables insistieron en que esta experiencia es complementaria, pero no sustituye a la contemplación de la obra de arte en persona.

"Vamos a ver el cuerpo, pero no el alma de la obra, que está en la contemplación del original", afirmó el director del Prado.