Público
Público

Los observadores internacionales aprueban los primeros comicios kosovares

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los observadores internacionales han dado el aprobado a las elecciones locales de Kosovo celebradas ayer, las primeras tras la independencia unilateral del año pasado, y que se celebraron sin incidentes de gravedad y con bastantes serbo-kosovares saltándose el boicot consignado desde Belgrado.

La votación era considerada una prueba crucial para evaluar la calidad de la democracia kosovar, un objetivo trascendental para Pristina en su búsqueda de un mayor reconocimiento internacional, ya que el autoproclamado Estado ha sido reconocido hasta ahora por 63 de los 192 miembros de la ONU.

"El ganador es Kosovo, los ganadores son los ciudadanos de Kosovo y el Estado de Kosovo", clamó el primer ministro, Hashim Thaci, en una rueda de prensa en la que subrayó que se ha pasado un test democrático.

Con una participación mayor a la esperada, del 45,36 por ciento de los 1,5 millones de electores, la Liga Democrática de Kosovo (LDK) del presidente Fatmir Sejdiu ha logrado más del 50 por ciento de los votos en la capital, Pristina, que representa un tercio de la población del país y es con mucho la ciudad más poblada.

Por su parte, el Partido Democrático de Kosovo (PDK), de Thaci, ha vencido en la ciudad de Urosevac, la cuarta del territorio, y lidera el recuento en 17 municipios, cuando se llevan más del 90 por ciento de los votos escrutados.

En la mayor parte de los municipios se requiere una segunda vuelta que se celebrará el próximo 13 de diciembre, al no obtenerse la mayoría necesaria, y que tendrá como máximos contendientes al LDK y al PDK.

También la Alianza para el Futuro de Kosovo (AAK), del ex primer ministro Ramush Haradinaj, ha conseguido hacerse con buenos resultados en cinco municipios y afirma haber vencido en Djakovica.

Los observadores del Parlamento Europeo felicitaron a la Comisión Electoral Central de Kosovo por la organización de los primeros comicios desde 1999, cuando se retiró la administración serbia de la que fuera su antigua provincia.

"Tenemos que felicitar a los ciudadanos de Kosovo. Han demostrado que han entendido que ser un país independiente significa asumir responsabilidades y mostrar al mundo que están realmente listos para avanzar y seguir el camino hacia Europa", aseguró la líder la misión de la Eurocámara, la alemana Doris Pack.

El Alto Representante de la Unión Europea en Kosovo, Pieter Feith, también saludó la votación como un paso adelante "hacia una sociedad multiétnica y un avance hacia una forma de gobernar más eficaz y cercana a la gente".

"Las elecciones municipales de la República de Kosovo han cumplido muchos de los estándares internacionales", evaluó el líder de la misión electoral de la ONG Red europea de organizaciones que supervisan elecciones (ENEMO), Darko Aleksov.

Entre los serbo-kosovares, que no reconocen la independencia, se han producido también fisuras. Su tradicional boicot electoral sólo se cumplió en el norte del país, en torno a la dividida ciudad de Mitrovica.

En cambio, en otras zonas del centro y el sur, hasta un 25 por ciento de los votantes serbios acudieron a las urnas, como es el caso del enclave de Gracanica, desoyendo las consignas de Belgrado.

El presidente Fatmir Sejdiu agradeció a la comunidad serbia su participación en los comicios. "Quisiéramos que su participación fuera mucho más grande, pero esto es un éxito significativo", se congratuló.

Por el contrario, el ministro serbio para Kosovo, Goran Bogdanovic, dijo que un "número pequeño de serbios votó en las elecciones locales ilegítimas convocadas en la provincia por las instituciones temporales".

"Todos los que participaron en las elecciones deben saber que no pueden representar de ninguna manera a los serbios en Kosovo", declaró Bogdanovic a la radio belgradense B92.