Público
Público

La obsesión de Van Gogh por la noche

La visión del pintor de los ambientes nocturnos centra la exposición del Museo de Arte Moderno de Nueva York

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La visión que Vincent Van Gogh tenía de los profundos colores de la noche y que plasmó en algunas de sus obras más conocidas centran la exposición que el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York abre desde el 21 de septiembre.

A partir del famoso cuadro La noche estrellada (1889) y del convencimiento personal del pintor de que 'la noche es mucho más viva y colorida que el día', el museo neoyorquino se decidió a organizar una muestra que contiene 23 pinturas y 10 bocetos que se ha llamado Van Gogh y los colores de la noche, y que permanecerá hasta el 5 de enero de 2009.

'La idea de la exposición surgió naturalmente porque el MoMA es el propietario de La noche estrellada y esa pieza, además de ser un icono de toda la carrera de Van Gogh, es el clímax de un largo cometido, el de cubrir la realidad nocturna de la A a la Z', declaró hoy Joachim Pissarro, comisario de la exposición y descendiente del impresionista Camille Pissarro.

Además de esa famosa pieza nocturna, pintada por Van Gogh (1853-1890) durante su estancia en el manicomio de St. Remy (Francia) y que refleja en bellos colores azules y dorados lo que ve desde su ventana, la muestra comprende otros cuadros destacados como La noche estrellada en el Ródano, perteneciente al parisino museo d'Orsay.

Café nocturno en Arles (1888), retrato del poeta Eugene Boch (1888) o el sombrío Comedores de patatas (1885) y varios de sus esbozos figuran entre la veintena de obras expuestas, incluidos algunos paisajes holandeses al anochecer.

'Cuando empezamos a investigar, nos sorprendió que ese interés por la noche no sólo era algo que pasó en los dos últimos años de su vida, sino que empezó a gestar en los inicios de su carrera', explicó Pissarro. El comisario de la exposición subrayó también que al atormentado pintor holandés la noche y sus colores 'le interesaban incluso antes de saber que quería ser artista, cuando tenía unos veinte años y pintaba esbozos de cafés por la noche'.

Van Gogh pintó la noche a lo largo de toda su carrera, lo que los expertos consideran como un reto para la época de finales del siglo XIX en que vivió y 'sobre todo para un artista que confiaba en su capacidad de observación y que admitía ser incapaz de trabajar únicamente con la imaginación'.

A través de la exhibición, se observan los interiores nocturnos más queridos del pintor y paisajes en los que aparecen reflejados figuras que son una presencia constante en su obra, como los campesinos y su entorno rural, la recogida de la siembra o los campos de trigo.

Pissarro explicó también  que 'la idea de representar la noche no es originaria de Van Gogh. Otro gran pintor holandés, Rembrandt, ya se interesó por ello'.

'Lo que es poco usual es la intensidad y la pasión con que Van Gogh se acerca a la idea de representar la noche. Más interesante aún es que mezcla las fuentes de luz artificiales y naturales en sus pinturas de una manera que parece que salgan del lienzo', añadió el experto.