Público
Público

Obsesión por las instituciones

La izquierda abertzale debate un documento que prima la participación de nuevo en las elecciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La resolución del Tribunal Europeo de Derechos Humanos supone un varapalo para Batasuna. Sin embargo, es poco probable que, a corto plazo, esta decisión de la Corte suscite movimientos de calado en la izquierda abertzale.

El punto de inflexión se produjo realmente el pasado 30 de junio, cuando el Tribunal Europeo decidió la ilegalización de Batasuna y HB. La izquierda abertzale ilegalizada recurrió la resolución, pero prácticamente estaba convencida de que había perdido ya la oportunidad de recuperar en Estrasburgo su sitio en las instituciones.

Batasuna teme su 'exclusión y automización' si no vuelve a ser legal'

La ilegalizada Batasuna explora ahora mismo otro camino para recuperar su representación en las administraciones dentro del debate abierto entre sus bases para clarificar una estrategia eficaz. La discusión gira en torno al documento fechado el pasado mes de octubre y elaborado por Arnaldo Otegi y Rafa Díez Usabiaga, entre otros, antes de su encarcelamiento junto a Sonia Jacinto, Arkaitz Rodríguez y Miren Zabaleta. Fuentes de la izquierda abertzale consultadas afirmaron ayer que el debate continuará hasta el final, pese al encarcelamiento de sus dirigentes y a este último revés sufrido en la Corte de Estrasburgo.

El varapalo judicial, de hecho, estaba de alguna forma previsto en el documento, de 36 páginas, sometido a debate y titulado Clarificando la fase política y la estrategia. En el análisis sobre la coyuntura internacional, señala que ésta ha cambiado y que una de las 'variables' es la 'actividad del islamismo extremo'. 'La sentencia dada en junio por el Tribunal de Estrasburgo', agrega, 'es una demostración del arraigo que (...) tienen las guerras preventivas contra el terror iniciadas por Bush'.

En la propuesta, que ha tenido una buena acogida entre las bases de Batasuna, no se alude a la violencia de ETA, pero plantea como 'herramientas de trabajo' para el futuro la movilización de la 'unidad popular', la presencia en las instituciones y la formación de una alianza entre las fuerzas independentistas. Los redactores del escrito advierten de que sin participar en las elecciones, 'la exclusión y la atomización serán nuestro oscuro futuro'.

Ve en el PNV un posible aliado para lanzar otro proceso para la pacificación

Una opción barajada es lograr un punto de encuentro entre fuerzas independentistas: 'A través de su desarrollo puede convertirse en herramienta electoral y tener presencia en las instituciones'.

Batasuna excluye de antemano de esa entente al PNV, que observa como un rival político a derrotar en las urnas en el futuro. Sin embargo, podría dejar una puerta abierta para la colaboración con el partido nacionalista para tratar de impulsar el 'proceso democrático' y avanzar 'sin violencia ni injerencia externa' hacia la normalización política en Euskadi. 'El PNV tiene que definirse porque tiene un papel fundamental', asegura un interlocutor cercano a Otegi.

Brian Currin, mediador en los procesos de paz de Irlanda y Suráfrica y colaborador durante 16 meses del proyecto que impulsaron Otegi y Rafa Díez en Batasuna, pidió recientemente a las formaciones nacionalistas 'confianza' en la iniciativa liderada por ambos dirigentes. 'Si no empiezan a confiar los unos en los otros, no hay ninguna posibilidad de una resolución', dijo Currin en San Sebastián.