Público
Público

Un obsesivo Cristiano Ronaldo quiere demostrar su valía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Espectacular, vanidoso, perfeccionista, imparable o increíblemente caro, el delantero de la selección portuguesa Cristiano Ronaldo polariza las opiniones más que cualquier otro futbolista en el mundo y sin duda será uno de los centros de atención en el Mundial.

El delantero de 25 años llegó al Real Madrid desde el Manchester United en un fichaje récord de 95 millones de euros que desató una oleada de críticas por los gastos del club español, pero ha hecho mucho para justificar lo que se pagó por él al anotar 26 goles y llevar a su equipo a pelear por el título en España hasta el final de la liga.

La Copa del Mundo le dará la posibilidad de silenciar a sus críticos y también de equilibrar la balanza en su rivalidad con el argentino Lionel Messi, quien quedó con todos los premios individuales en los últimos meses y lo reemplazó como el mejor futbolista del mundo de la FIFA.

"Messi nunca ganó nada con Argentina y yo nunca gané nada con Portugal. Así que tenemos que probar en la Copa del Mundo que somos los mejores jugadores del mundo", dijo recientemente el portugués en una entrevista con un diario británico.

Ambos no podrían ser más diferentes. El pequeño y callado Messi tiene un talento natural difícil de igualar, mientras que Cristiano Ronaldo es un poderoso hombre-espectáculo que ha perfeccionado sus rápidas acciones en velocidad, sus mortales tiros libres y sus remates precisos mediante un entrenamiento obsesivo.

"Es uno de los mejores profesionales que he visto en mi vida. Es el primero en llegar a los entrenamientos y el último en irse. Cuando lo miro entrenar creo que yo debería hacer más cosas de las que hago", dijo su compañero Raúl, uno de los ídolos y referentes del Real Madrid.

Su obsesión por mejorar y la guía del entrenador Alex Ferguson convirtieron al joven atacante de 18 años que llegó del Sporting en un ídolo del United, quien en sus seis años en Old Trafford ganó todos los títulos individuales y de conjunto que había para conquistar.

Su adaptación probablemente fue más rápida debido a su experiencia anterior, cuando cambió su barrio pobre en Madeira por la cantera del Sporting de Lisboa, a los 12 años y junto a su familia.

Cristiano marcó un gol en su debut con la selección de Portugal en 2003 y ya suma 22 en 69 partidos. Además, ha mostrado impresionantes actuaciones en tres torneos importantes. Pero no ha marcado en los clasificatorios para el Mundial y una lesión de tobillo lo apartó de la repesca por la que tuvo que pasar Portugal para asegurar su pase a Sudáfrica.

Ahora podrá mostrar toda su potencia en el Grupo G, donde Portugal se medirá con el pentacampeón mundial Brasil, Corea del Norte y Costa de Marfil.

"Ya pasó, pero me recuperé y a lo mejor ese tiempo parado puede significar que llegue al Mundial en mi mejor estado", dijo.

A juzgar por sus recientes actuaciones en el Madrid, no puede estar demasiado lejos de esa condición.