Público
Público

Ocaña dice que las medidas fiscales frente a las crisis no comprometen las cuentas del Estado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario de Estado de Economía y Hacienda, Carlos Ocaña, aseguró hoy que las medidas de impulso a la economía adoptadas por el Gobierno en los últimos meses son "responsables y sostenibles" y no comprometen el futuro de las cuentas públicas.

Durante su comparecencia cuatrimestral ante la Comisión de Economía y Hacienda en el Congreso de los Diputados, Ocaña insistió en que el Ejecutivo ha actuado con "firmeza y rapidez" ante el adverso contexto económico, incluso "anticipándose a la actuación de otros países del entorno".

Asimismo, reiteró que el objetivo de todas las reformas es "estimular la economía y aliviar la situación de las familias", haciendo efectivo un compromiso "que va más allá de la mera retórica".

En su opinión, el sistema tributario español ha experimentado en 2008 las modificaciones "necesarias" para adaptarse a la situación, algo que ha logrado, según Ocaña, gracias al "elevado" grado de saneamiento de las cuentas públicas.

"Tenemos la política fiscal que necesita la economía española", aseveró.

En lo que respecta a las previsiones de déficit fiscal del Estado para el presente ejercicio, Ocaña insistió en que las previsiones actuales del Ejecutivo apuntan a que se sitúe en el 3 por ciento.

"El Gobierno no revisa las previsiones cada pocas semanas no por ocultar noticias, sino porque es algo que no ayuda a nadie. En este momento estamos trabajando en nuevas previsiones que se publicaran a final de año", puntualizó.

El secretario de Estado recordó durante su comparecencia los datos más significativos de la ejecución presupuestaria hasta octubre, en que registró un déficit de 8.585 millones de euros, equivalente al 0,78 por ciento del PIB.

En el apartado de ingresos, Ocaña reiteró que la recaudación de Hacienda cayó entre enero y octubre el 12,7 por ciento, hasta los 151.907 millones de euros, debido a la "mala evolución" del sistema económico y a las medidas fiscales adoptadas por el Ejecutivo.

En este sentido, explicó que estas medidas, junto con la entrada en vigor a principios de 2008 de los cambios normativos en el impuesto de sociedades y el IRPF han supuesto una inyección de liquidez de 16.500 millones de euros, el 1,5 por ciento del PIB, una cantidad que dejará de ingresar Hacienda en concepto de recaudación impositiva.

Por otra parte, Ocaña hizo balance del primer plan contra el fraude fiscal 2005-2008 implementado por la Agencia Tributaria y aseguró que su resultado "no ha podido ser más positivo", ya que ha permitido la recaudación de 21.000 millones de euros con los que "se pueden financiar muchas medidas de política fiscal".