Público
Público

Occidente condena la prueba de un misil iraní

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los gobernantes de ultraconservadores de Irán se mostraron intransigentes ante sus enemigos internos y externos el miércoles, advirtiendo sobre posibles acciones legales contra líderes opositores y probando con éxito un misil mejorado que podría llegar a Israel.

Estados Unidos dijo que el lanzamiento del misil Sejil 2, cuyo alcance podría llegar a Israel y las bases estadounidenses en el Golfo Pérsico, minó los argumentos insistentes de Irán acerca de sus intenciones pacíficas y sería considerado seriamente por el mundo.

El primer ministro británico, Gordon Brown, dijo que el lanzamiento del misil generó una seria preocupación a la comunidad internacional y subrayó la necesidad de aplicar sanciones más duras a Irán, el quinto exportador mundial de petróleo.

"Este es un tema de gran preocupación para la comunidad internacional y justifica que nosotros avancemos en las sanciones (...) Vamos a tratar esto con la seriedad que se merece", sostuvo Brown en Copenhague.

Un alto cargo de energía iraní rechazó la reciente presión ejercida sobre la república islámica, diciendo que la decisión de Estados Unidos de penalizar el intercambio de gasolina con Irán no causará problemas porque el país tiene suficientes proveedores.

El martes, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó una ley para imponer sanciones contra compañías extranjeras que ayuden a suministrar gasolina a Irán, una medida con la cual espera disuadir a Teherán de desarrollar su trabajo nuclear.

"No pueden surtir efecto", dijo Hojjatola Ghanimifard, vicepresidente de inversiones de la Compañía Nacional de Petróleo de Irán acerca de las sanciones. "Tenemos una larga lista de proveedores de gasolina", apuntó.

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, también reiteró la posición de Teherán de que su programa nuclear tiene metas pacíficas.

"Es verdad que la nación iraní tiene muchos enemigos, pero no necesita una bomba atómica para defenderse", dijo Ahmadineyad a un canal de televisión danés en una entrevista, cuyos extractos fueron publicadas por la agencia de noticias oficial IRNA.

"Las armas nucleares no pudieron salvar a la Unión Soviética del colapso. Irán se opone a las armas atómicas y apoya el desarme nuclear", afirmó Ahmadineyad.

Pero la prueba del misil Sejil, que el ministro de Defensa iraní, Ahmad Vahidi, señaló que no podía ser destruido por sistemas antimisiles debido a su alta velocidad y capacidades antirradar, fue rápidamente condenada.

Vahidi dijo que la prueba del misil es parte de los esfuerzos por mejorar las capacidades de disuasión del país.

Al Alam, la cadena por satélite en árabe de Irán, dijo que el Sejil 2 tiene un mayor alcance que el misil Shahab, que según han dicho altos cargos iraníes en el pasado podría alcanzar blancos a 2.000 kilómetros de distancia.

La prueba coincide con la tensión incrementada sobre el programa nuclear iraní, que Occidente teme esté orientado a la fabricación de bombas. Irán niega la acusación.

Ni Israel o Estados Unidos han descartado una acción militar si la diplomacia no consigue resolver la disputa. Irán se ha comprometido a responder en caso de un ataque.

CONSPIRACIÓN

En tanto, el Gobierno y los medios estatales han acusado a los partidarios de la oposición de insultar la memoria del fallecido fundador de la república islámica, el ayatolá Ruholá Jomeini, rompiendo una imagen suya en las manifestaciones del 7 de diciembre.

La semana pasada, estudiantes seguidores del líder reformista Mirhosein Musavi chocaron en Teherán con las fuerzas de seguridad.

La oposición negó haber participado del incidente y sugirió que las autoridades están dispuestas a usar cualquier pretexto para volver a aplastar la disidencia.

Añadiendo presión al movimiento reformista, la justicia iraní dijo que tenía pruebas de que los líderes de la oposición habían fomentado los disturbios desatados tras la elección presidencial, que según Musavi estuvo amañada a favor del presidente Ahmadineyad.

"Tenemos suficientes pruebas acerca de los líderes de esta conspiración contra el sistema", dijo el jefe de justicia Sadeq Larijani, según la agencia de noticias oficial IRNA.