Publicado: 25.11.2014 11:35 |Actualizado: 25.11.2014 11:35

La OCDE pide menos ajustes y más dinero del BCE para superar la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha recomendado ralentizar el proceso de consolidación presupuestaria en la zona euro —ajustes y recortes— con el objetivo de reducir su impacto sobre el crecimiento a la vez que ha reclamado más medidas de estímulo monetario por parte del Banco Central Europeo (BCE).

En este contexto, el organismo recomienda adoptar medidas para apoyar todo lo posible el crecimiento, entre ellas unas "ambiciosas reformas estructurales con urgencia", sobre todo en Japón y el núcleo de la zona euro, para impulsar el empleo y fomentar el crecimiento a largo plazo.

Señala, además, que la política monetaria seguirá sendas diferentes según los distintos países, ya que mientras que Estados Unidos y Reino Unido es probable que comiencen a reducir sus estímulos monetarios, la eurozona y Japón deben aumentarlos, algo que ya ha hecho el país nipón.

En este sentido, la organización admite que estas diferencias resultarán inevitablemente en episodios de volatilidad en los mercados de deuda y de divisas y podrían revelar excesos en las economías avanzadas y, sobre todo, emergentes.

Por otro lado, el nuevo informe de perspectivas económicas de la OCDE recoge las últimas proyecciones de la organización, que ya las adelantó el pasado 6 de noviembre, y que sugieren una "moderada mejora" de la economía mundial en los próximos dos años, aunque con "marcadas diferencias entre los principales países y grandes riesgos y vulnerabilidades".

En concreto, la OCDE reitera que el crecimiento mundial alcanzará el 3,3% este año y el 3,7% el siguiente. Asimismo, ha situado en el 3,9% la previsión de PIB global en 2016. 

Entre las mayores economías avanzadas de la OCDE, la recuperación se encuentra mejor asentada en Estados Unidos, donde augura un crecimiento del 2,2% en 2014, mientras que para 2015 será del 3,1% y del 3% en 2016. En esta línea, la eurozona crecerá un 0,8% este año y un 1,1% el próximo, mientras que en 2016 la expansión del PIB será del 1,7%. Para España la OCDE prevé una recuperación que se fortalecerá "gradualmente" en los dos próximos años, lo que permitirá una bajada del desempleo, reactivando así la demanda, aunque ha advertido del potencial riesgo a la baja derivado de un crecimiento más débil de sus socios de la eurozona.

 La OCDE pronostica que la reducción de la tasa de paro será bastante lenta

Pronostica la OCDE que el Producto Interior Bruto (PIB) de España crecerá un 1,3% en 2014 y un 1,7% en 2015, mientras que para 2016 estimó que la expansión de la economía española será del 1,9%. Según estas previsiones, esta paulatina mejora de la economía española permitirá reducir la tasa de paro, aunque seguirá muy por encima del 20% en los próximos años: hasta el 24,5% este año y el 23,1% en 2015, mientras que cerrará 2016 en el 21,9%. Por su parte, la deuda pública seguirá su senda al alza y concluirá este año en el 96,7% del PIB, para subir al 99,5% en 2015 y hasta el 100,9% en 2016.

La OCDE considera que los principales riesgos a la baja para la economía española se relacionan con una mayor debilidad de la esperada en las economías de sus principales socios comerciales, particularmente de la zona euro. Asimismo, la organización advierte de que el elevado nivel de deuda pública de España hace al país vulnerable a un recrudecimiento de las tensiones en los mercados financieros.

"La necesidad de reducir la elevada deuda privada puede refrenar la demanda doméstica más de lo esperado", añade la OCDE, que, por contra, opina que una mejora adicional de las condiciones de financiación o un impacto mayor de las recientes reformas podría estimular más la demanda.