Público
Público

El Océano es un gran sumidero de CO2 y de más de 200.000 contaminantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Océano ejerce un papel central en la regulación climática del planeta y es un gran sumidero de CO2 y otras sustancias, con más de 200.000 contaminantes sintéticos, derivados de la actividad humana.

Así lo ha afirmado hoy el investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (Imedea), Carlos Duarte, al presentar a los medios el proyecto "Malaspina 2010", la mayor expedición de la historia que pretende evaluar el impacto del cambio global en el Océano.

El cambio global se define como el impacto de la actividad humana sobre el funcionamiento de la biosfera.

El programa interdisciplinar del proyecto, en el que se recogerán 70.000 muestras de aire, agua y plancton, persigue además promover la exploración de la biodiversidad en el océano profundo.

Los océanos con más de 3.000 metros de profundidad comprenden la mitad de la superficie del planeta y son, por tanto, su mayor ecosistema.

No obstante, los océanos siguen siendo un misterio y la exploración de la vida en el océano profundo se encuentra aún en la infancia, limitada, hasta hace poco, por las tecnologías disponibles.

Según han explicado hoy responsables del CSIC, con ocasión de la presentación del proyecto, el Océano constituye además la memoria del sistema climático, y cada gota de agua que alguna vez estuvo en la superficie conserva las propiedades de entonces, como si de una huella digital se tratase, permitiendo inferir las condiciones atmosféricas de la época y de ese modo conocer el alcance del cambio global.

El proyecto lanzará al Océano 50 boyas que continuarán registrando y enviando datos fundamentales para mejorar el conocimiento sobre la circulación del océano y su calentamiento, además de calibrar nuevos instrumentos a bordo de satélites.

Por otro lado la importancia de estudiar el fitoplancton reside en el hecho de que este es el responsable de casi la mitad de la fotosíntesis que ocurre en el planeta, y por lo tanto tiene un papel clave en la dinámica de procesos globales, incluidos los que afectan a la regulación del clima.