Público
Público

Ocho muertos, entre ellos un niño, y 17 heridos en distintos ataques en Irak

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Siete miembros de las fuerzas de seguridad y un niño iraquí murieron, mientras que otras diecisiete personas resultaron heridas hoy en varios ataques en Irak, informó a Efe una fuente del Ministerio de Interior.

Cuatro soldados iraquíes, entre ellos un oficial, perdieron la vida por los disparos de un grupo armado contra el puesto de control en el que estaban apostados en la localidad de Al Baach, 120 kilómetros al oeste de Mosul, capital de la provincia septentrional de Nínive.

En un ataque similar, al menos tres miembros de Consejos de Salvación -milicias tribales pro gubernamentales- perdieron la vida y otros tres resultaron heridos en la ciudad de Sharqat, en la provincia de Salahedín, al norte de Bagdad.

Según la fuente, los agresores iban en dos vehículos, que circulaban a gran velocidad, desde donde tirotearon a los soldados.

Además, un niño murió y tres miembros de su familia resultaron heridos por los disparos de desconocidos que irrumpieron en su domicilio en la zona de Riad, cercana a la ciudad de Kirkuk, 250 kilómetros al norte de Bagdad.

La fuente también reveló que un oficial del Ejército iraquí y dos de sus hijos resultaron heridos por la explosión de un artefacto delante de su casa en el municipio de Jalawa en la provincia nororiental de Diyala.

También, al menos seis personas, entre ellas una mujer y un niño, sufrieron heridas por los estallidos de tres artefactos explosivos en distintos lugares de la zona de Mandali, 90 kilómetros al noreste de Baquba, capital de Diyala.

Asimismo, un policía y un civil resultaron heridos por los disparos de hombres armados en el norte de Baquba, 60 kilómetros al noreste de Bagdad, según las fuentes, que agregaron que las fuerzas de seguridad arrestaron poco después a cuatro sospechosos.

En el último mes, la violencia ha aumentado en Irak, donde el próximo día 31 de agosto EEUU dará por terminadas oficialmente las misiones de combate, aunque ya ha reducido el número de soldados desplegados a menos de 50.000, el mínimo requerido por el presidente Barack Obama para poner fin a ese tipo de acciones.

El pasado día 19, el considerado último batallón de combate estadounidense que permanecía en Irak, la Cuarta Brigada Stryker de la Segunda División de Infantería, abandonó el país y los militares que quedan se dedicarán a labores de adiestramiento y formación.