Público
Público

Los octillizos de California ya respiran por sí solos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un día después de que una mujer de California diera a luz a octillizos, los médicos dijeron el martes que los ocho bebés estaban bien y respiraban por sí solos.

La mujer, quien sorprendió a un equipo médico de 46 miembros en un hospital de un barrio de Los Ángeles al dar a luz a ocho bebés cuando las imágenes de la ecografía sólo habían mostrado a siete, también se encontraba bien.

Los seis niños y dos niñas, nacidos con nueve semanas de anticipación, son sólo el segundo caso conocido de octillizos que han sobrevivido al nacimiento en Estados Unidos.

"La primera prueba es la de respirar y (...) han estado respirando por sí solos", dijo el doctor Mandhir Gupta a periodistas. "Todavía necesitan algo de ayuda con el oxígeno, pero sólo a través de la nariz, así que la mayor parte del trabajo de respirar lo hacen ellos mismos", agregó.

Una segunda prueba para los recién nacidos será la alimentación. El personal del Kaiser Permanente Medical Center en Bellflower tenía previsto comenzar el proceso con cuatro bebés a lo largo del martes.

La madre, cuyo nombre no ha sido revelado por el hospital a petición suya, tenía la intención de amamantar a todos sus bebés. Pero aún no ha podido cogerlos porque todavía están en incubadoras en la unidad de cuidados intensivos neonatal del hospital, dijo Gupta.

El hospital se ha negado decir si la mujer se quedó embarazada por un tratamiento de fertilidad, que puede aumentar las probabilidades de nacimientos múltiples.

"Tuvimos un día muy emocionante, sin precedentes, en nuestra sala de operaciones y parto donde nuestro equipo de 46 médicos, enfermeras, terapeutas respiratorios, y técnicos quirúrgicos asistieron el parto de ocho bebés, todos nacieron vivos", dijo la doctora Karen Maples, añadiendo: "Fue un nacimiento realmente, realmente increíble", agregó.

Los últimos octillizos conocidos que sobrevivieron al nacimiento en Estados Unidos, seis niñas y dos niños, nacieron en Houston en 1998. Uno de los bebés, una niña, murió una semana más tarde.