Público
Público

Los octogenarios se someten a más cirugías cardíacas y viven más

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Frederik Joelving

La cirugía cardíaca y el usode otros tratamientos invasivos crecieron significativamenteentre los adultos mayores con infarto, informó el martes unequipo de investigadores de Canadá.

Además, la mortalidad al año de un infarto bajó casi un 10por ciento entre 1996 y el 2006, según lo demuestran los datosde la población de adultos mayores de 80 años de los hospitalesde Quebec.

"En la última década hicimos procedimientos en pacientesque alguna vez creímos que eran demasiado grandes parasoportarlos", dijo el cirujano de tórax Mark R. Katlic, delCentro Médico Geisinger Wyoming Valley, en Pennsylvania, que noparticipó del nuevo estudio.

"Es un avance positivo", indicó, aunque advirtió que elestudio no prueba que el nuevo tratamiento haya disminuido lamortalidad.

Una investigación previa había revelado que los pacientescardíacos de todas las edades en Estados Unidos son máspropensos que los canadienses a someterse a procedimientos paraeliminar obstrucciones coronarias.

El nuevo trabajo, publicado en Canadian Medical AssociationJournal y realizado por el equipo de Louise Pilote, de laMcGill University, en Montreal, halló que, en una década, casi30.000 octogenarios de Quebec habían sufrido un ataquecardíaco.

En 1996, la mayoría de los pacientes había recibido untratamiento farmacológico estandarizado, con betabloqueantes ymedicamentos para bajar el colesterol, y un porcentaje muyreducido había pasado por un procedimiento invasivo.

Pero una década después, esa cifra cambió: un cuarto detodos los pacientes tuvo una angioplastia, un procedimientopara "limpiar" las arterias obstruidas causantes del infarto.

En 1996, casi la mitad de los pacientes murió al año delinfarto, mientras que en el 2006 murieron menos de cuatro decada 10 pacientes.

Esa reducción de la mortalidad sólo se observó en lospacientes tratados con técnicas invasivas, lo que sugiere queesos tratamientos extenderían la supervivencia. Pero tambiénpodría influir un cambio en el manejo médico de estaspersonas.

Los infartos causan cada año la muerte de más de 400.000personas en Estados Unidos, según la Asociación Estadounidensedel Corazón, mientras que la enfermedad coronaria es laprincipal causa de deceso.

Katlic, que escribió un editorial sobre el estudio,consideró importante tener en cuenta el costo de losprocedimientos, que llega a decenas de miles de dólares. Sibien los fármacos no son tan costosos, dijo que se desconocensi son tan efectivos en la prevención de un segundo infarto.

"Deberíamos estudiar si la calidad de vida también mejoracon esos procedimientos", concluyó el experto.

FUENTE: Canadian Medical Association Journal, online 3 deagosto del 2010

DISPLAY CONNECTORS, SL.