Público
Público

Lo que oculta una violación colectiva

  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El debate suscitado por las agresiones a niñas por pandillas de varones menores de edad debe servir para plantear los temas de fondo sobre incidencia y características de estos delitos. El Código Penal ya es claro en este sentido, al considerar agravantes la vulnerabilidad de las víctimas o que en los ataques intervengan un número amplio de agresores.

Ahora sería deseable que el Ministerio del Interior facilitase el número de atentados cometidos en la última década contra la integridad sexual por y contra menores de edad, incluyendo las violaciones colectivas, a fin de ayudar a buscar explicaciones al fenómeno. Esos datos nos permitirán preveer si estamos ante el establecimiento en España de hechos frecuentes como los relatados en la prensa centroeuropea, donde se describen las 'colas de espera' en las violaciones colectivas, o si estamos ante una situación episódica.

En Suecia, en 20 años, las violaciones en que los agresores son menores de 15 años se han multiplicado por seis en sólo una generación. Sabemos también que los barrios parisinos han sido testigos de violaciones colectivas de mujeres entre 13 y 16 años en las que llegaron a participar hasta 48 agresores.

En Suiza donde las agresiones sexuales subieron un 62% entre 1999 y 2004, emergió un interesante debate que identificó como elemento responsable el aumento de la pornografía y su fácil acceso gracias a Internet.

Para profundizar en estas cuestiones es preciso considerar variables relacionadas con la pornografía y la prostitución, pero también es bueno conocer la historia de las violaciones. No es un dato menor que, como refieren los profesionales que atienden a las víctimas, muchos jóvenes agresores que han participado en violaciones colectivas indican en sus declaraciones ante los juzgados que 'lo que hacían les repugnaba, pero no participar cuestionaba su hombría dentro del grupo'. No eludamos, por tanto, la posibilidad de un repunte del sexismo que atraiga viejas fórmulas.

* Ángeles Álvarez es de la Ejecutiva del PSM y experta en prevención de violencia.