Público
Público

Oden tacha otra temporada más

Será baja todo el curso por una grave lesión de rodilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un mal presentimiento se dispara cada vez que Greg Oden sufre una caída en la cancha. La del sábado ante los Rockets volvió a ser fatal. Un intento de tapón del pívot de los Blazers terminó en una grave fractura de su rodilla izquierda que le descarta para lo que queda de temporada. El gigante de piernas de Bohemia ya faltó a todo su curso de novato por otra grave lesión. En total, tres años de profesional con sólo 82 partidos de los 246 posibles; uno de cada tres.

Número uno del draft de 2007, Oden, de 21 años, pasó el domingo por el quirófano. Los plazos de vuelta están programados: nunca antes del verano. 'Es un revés, pero volveré. Estoy en manos de Dios', dijo al conocer la gravedad.

El número 1 del draft de 2007 sólo ha disputado 82 partidos en la NBA

La lesión ha aparecido cuando sus sensaciones en la cancha eran las mejores. Promediaba casi 12 puntos y nueve rebotes en 24 minutos. Era el segundo mejor taponador de la Liga y el cuarto en porcentaje de tiro. Se oteaban ya en el horizonte las grandes expectativas puestas sobre sus 2.13 m. y 114 kilos. Su rendimiento en la Universidad de Ohio le colgó el cartel de pívot dominante de la NBA a medio plazo.

Walton y Bowie, antiguas torres de Portland, vivieron situaciones iguales

Oden se fue de vacaciones con la maleta llena de deberes. Bill Bayno, entrenador asistente, y Brian Grant, un ex jugador, se dedicaron en exclusiva a trabajar en sus conceptos de ataque y defensa: mejorar su rapidez en los movimientos laterales o perfeccionar el gancho. Trabajo individual de lunes a jueves y partidillo con universitarios de Ohio los viernes. El resultado le convirtió en un pívot más ligero, rápido e inteligente. 'La vida no es justa', se lamenta el general manager de los Blazers, Kevin Pritchard.

La historia de Oden no es nueva; en Portland, Bill Walton, pívot campeón en 1977, durante sus 14 años como profesional estuvo de baja 762 partidos, lo correspondiente a casi nueve temporadas completas. Y años más tarde, a Sam Bowie, elegido en el número 3 de 1984, sus rodillas también le frustraron una carrera prometedora.