Público
Público

Odyssey deberá devolver el tesoro a España

Un juez de EEUU dictamina que el tesoro del Nuestra Señora de las Mercedes es Patrimonio Español. La Asociación de Rescate de Galeones Españoles pide más esfuerzo al Ministerio de Cultura para salvar otros pecios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La empresa norteamericana Odyssey Marine Exploration deberá devolver a España en un plazo de 10 días (tras los 30 días para las apelaciones) el tesoro que halló frente a las costa portuguesa en mayo de 2007. El juez de Tampa (Florida, EEUU), Steven Merryday, dictaminó el pasado martes que el medio millón de monedas de plata y oro, con un peso de casi 17 toneladas, y valorado en 500 millones de dólares (unos 349 millones de euros) pertenecían a un barco español y, por tanto, son patrimonio de España.

La noticia de la sentencia fue también conocida ayer a mediodía y desde ese momento, las autoridades españolas se mostraron exultantes. A pesar de que Odyssey La vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, manifestó su satisfacción 'por el hecho de que nos haya dado la razón'. También la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, reflejó su agrado al considerar la sentencia 'crucial' en la defensa de los intereses 'del patrimonio histórico español'.

Por otra parte, el abogado James Goold, que ha defendido al Estado español durante todo el proceso judicial iniciado hace dos años y medio, señaló a Público que la decisión 'es una importante victoria de España. La Corte norteamericana ha evidenciado que el naufragio del tesoro del barco la Mercedes y los restos humanos pertenecen al Patrimonio y no pueden ser de cazatesoros'.

La empresa norteamericana recurrirá la sentencia del juez

El fallo confirma, además, la decisión previa del juez Mark Pizzo, emitida en junio de 2009, en la que ordenaba a la empresa norteamericana la devolución y entrega de todas las monedas y objetos extraídos del pecio para su custodia por España. A partir de ahora se abre el plazo para posibles recursos de las partes involucradas en el proceso: el Gobierno de Perú y la empresa Odyssey Marine Exploration. La empresa ya ha anunciado que recurrirá la decisión.

Con esta sentencia se cierra de momento una batalla que España emprendió frente a la empresa norteamericana el 30 de mayo de 2007, cuando demandó a Odyssey ante un juez de Tampa (Florida) por expolio. Esta empresa, dirigida por Greg Stemm, había anunciado días antes un hallazgo de 500.000 monedas de oro y plata, aunque no habían dicho ni dónde las habían encontrado ni a quién pertenecía el pecio.

Las investigaciones que emprendió el Ministerio de Cultura dieron a conocer que aquel tesoro podría proceder de un barco español, como finalmente se confirmó: era Nuestra Señora de Las Mercedes, cuyo patrón era Diego de Alvear y Ponce de León, y que fue hundido por un barco inglés el 5 de octubre de 1804 frente a la costa portuguesa. Según los documentos, en aquel barco, que pertenecía a la Armada Española, perecieron más de 200 personas.

'El Ministerio ha hecho oidos sordos a otros barcos hundidos'

Poco después también se supo que la empresa Odyssey no tenía ningún tipo de autorización para trabajar en aquellas aguas del Atlántico. Sí había conseguido el permiso en 1999 otorgado por el Gobierno español, en el que estaba el Partido Popular para que faenara en el mar de Alborán (frente a la costa de Almería) y extrajera el pecio del británico Sussex, tras un acuerdo establecido entre la empresa y el Gobierno británico. Sin embargo, lo que halló estaba a más de 500 kilómetros de aquella zona.

Tanto en el Ministerio de Cultura como en Patrimonio y en Archivos Marítimos comenzaron a mover los hilos para intentar demostrar que aquel pecio era español. Ya sabían, además, que había jurisprudencia sobre el tema. En 2001, un juez de EEUU había dictaminado que los barcos Juno y La Galga, hundidos frente a la costa de Virginia hacía 200 años, pertenecían a España, por lo que su tesoro era inexpugnable.

En agosto de 2008, Perú también demandó a Odyssey al considerar que las monedas, pertenecientes al reinado de Carlos IV, habían sido acuñadas en el siglo XVII en Lima. Un mes más tarde, las autoridades españolas consiguieron presentar documentos del Archivo de Indias, Archivo Naval y ordenanzas de la marina que demostraban que el pecio hallado era de la Mercedes. Ya en aquellos momentos, el subdirector General de Protección de Patrimonio, Luis Lafuente, manifestó ante los medios de comunicación su esperanza de que aquellos datos 'probararan definitivamente que el barco es español'.

Las autoridades también alegaron que al pertenecer a la Armada Española, su cargamento estaba bajo la protección del principio de inmunidad soberana. También recalcaron que no estaba en misión comercial, como alegaba la empresa Odyssey.

El Gobierno de EEUU siempre se mostró a favor de España

Aunque el Gobierno de EEUU siempre se mostró a favor de España, la primera sentencia positiva llegó en junio de este año, cuando el juez John Pizzo recomendó que el tesoro debía volver a territorio español. Perú y los descendientes reclamaron en aquella ocasión. Lo contrario que ha sucedido tras escuchar la sentencia final. José María Moncasí de Alvear, descendiente del almirante Diego de Alvear, manifestó ayer sentirse 'Como hubiera caído el Gordo de Navidad'. Nada más. Ni rastro de peticiones del tesoro.

Sin embargo, el caso del pecio de la Mercedes podría no ser el único. Sólo entre Granada, Huelva y Cádiz, a menos de dos kilómetros de la costa, yacen hundidas 240 embarcaciones históricas. Y hasta ahora, la iniciativa privada en cuanto a los rescates le ha ganado por la mano a la pública. Son empresas, como la Odyssey, que se aprovechan de grandes recursos robots de filmación submarina a control remoto con capacidad para trabajar a una profundidad superior a 500 metros para extraer el botín y subastarlo.

Y no sólo son interesantes los pecios que se hayan en aguas jurisdiccionales españoles. También son atractivos los barcos españoles de la época colonial que se encuentra en otras aguas. Según comenta a Público Juan Manuel Gracia Menocal, presidente de la Asociación de Rescate de Galeones Españoles y Capitán de la Marina mercante, en la actualidad existe un buque español, el Nuestra Señora de Juncal, hundido en 1631en la costa mexicana y que se ha convertido en uno de los mayores deseos de la empresa Odyssey. 'El pecio podría alojar en su interior 1.300.000 onzas de oro', estima el capitán.

A Gracia Menocal le resulta incomprensible que el estado español todavía no haya intentado extraer este tesoro antes de que llegue la empresa norteamericana. 'El Instituto Arqueológico de México están intentando que España participe, pero hasta ahora han hecho oídos sordos', afirma. El capitán insiste en que el Ministerio de Cultura debería interesarse más por estos barcos 'y no sólo por los que se hayan en nuestro territorio'.

¿Por qué el tesoro pertenece a España, a pesar de hallarse en aguas de Portugal?
Según los expertos, el tesoro que se encontró frente al Algarve portugués es español porque el buque era de nacionalidad española y, además, pertenecía a la Armada. Como indica Carlos Fernández Liesa, catedrático de Derecho Internacional, a ‘Público’, “en estos casos, da igual dónde se hunda. Pero, aparte de la titularidad española, al ser un pecio de más de 100 años es patrimonio cultural, según el Convenio de Patrimonio Subacuático”.

¿Existen otros casos como el del Odyssey?
Sí, ya existe jurisprudencia en EEUU. El 20 de febrero de 2001, el Tribunal Supremo de EEUU dictaminó que las fragatas españolas ‘Juno’ y ‘La Galga’, hundidas desde hacía 200 años frente a las costas de Virginia, eran españolas. Negaba así el derecho de la empresa Sea Hunt a sacar riquezas hundidas en el fondo del mar. Con esta sentencia se reafirmó que todos los objetos encontrados de un buque español hundido son de propiedad española, sin importar si se encuentra o no en aguas jurisdiccionales del país.

¿Pertenece a Perú parte de lo hallado?
Las monedas que transportaba la ‘Mercedes’ fueron acuñadas en lo que hoy es el estado de Perú, pero, según los expertos, en aquella época pertenecía a la Corona española por lo que no tendría ningún derecho al tesoro.

¿Pueden quedarse con los objetos encontrados los descendientes del patrón del barco?
Según ha manifestado a ‘Público’ James Goold, el abogado del Estado español en este caso, “la sentencia niega las reclamaciones de aquellos que se han postulado hasta ahora como  descendientes”. Por otro lado, el juez Marcelino Sesmero sostiene que en estos casos se debe dictaminar si el cargamento pertenece al dueño del barco o no.

¿Puede utilizar Odyssey su derecho como descubridor?
El catedrático Carlos Fernández Liesa manifiesta que, según la ley española, todo descubridor tiene derecho a quedarse con parte del tesoro. Sin embargo, también alega que en este caso la empresa ocultó detalles importantes como la nacionalidad del pecio hallado o el lugar donde se encontró.

¿Qué ha alegado la empresa de EEUU para quedarse con las monedas de oro?
Durante más de dos años y medio sus argumentos no han cambiado. Siempre manifestó que el barco se encontraba fuera de las aguas territoriales de ningún país. Negó, además, que el pecio fuera español, y alegó que el barco no se encontraba en una operación militar.