Público
Público

La OIEA amonesta a Irán por su encubrimiento nuclear

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La agencia de supervisión nuclear de la ONU aprobó el viernes por amplia mayoría reprender a Irán por construir en secreto una central de enriquecimiento de uranio, aunque la república islámica lo calificó de una "intimidación" que dañará su cooperación con el organismo.

La resolución fue la primera contra Irán en casi cuatro años de parte de la junta de gobernadores del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), compuesta por 35 países, y una señal de la creciente alarma sobre el fallo de Teherán a la hora de despejar los temores de que trata de obtener la bomba atómica.

Cuba, Malasia y Venezuela -, además de seis abstenciones - Afganistán, Brasil, Egipto, Pakistán, Sudáfrica y Turquía -, y contó con el inusual apoyo de Rusia y China.

Ambos países han bloqueado los intentos de aislar a su socio comercial en ateriores ocasiones, aunque no está claro si Occidente podrá convencerles para que se unan en una nueva ronda de sanciones en el Consejo de Seguridad de la ONU, algo que han evitado hasta ahora.

El Ministerio ruso de Asuntos Exteriores dijo que Irán debería "reaccionar con total seriedad a la señal que contiene la resolución (...) y asegurar una cooperación total con la agencia".

El apoyo de Moscú y Pekín está considerado vital para el éxito de la presión externa sobre Irán para que frene su actividad nuclear y la abra a las inspecciones e investigaciones del OIEA.

La resolución refleja la exasperación de la agencia de la ONU con la retirada iraní de un proyecto de acuerdo patrocinado por el OIEA por el que recibiría combustible para un reactor nuclear médico si aceptaba que el uranio se enriqueciese en el extranjero.

Además urge a Teherán a que aclare el objetivo original de la central de Fordow, escondida dentro de un búnker en una montaña, que cese su construcción y que confirme que no hay más lugares escondidos. Irán responde que esas peticiones van más allá de sus obligaciones legales.

"Esta es una señal de que la paciencia se está agotando. No podemos continuar el diálogo sólo por el bien del diálogo", dijo el enviado estadounidense a la IAEA, Glyn Davies, que habló del "déficit de confianza" sobre las intenciones nucleares iraníes.

El tiempo se acaba, dijo Washington, e Irán será responsable de las consecuencias.

ACTIVIDAD EN SECRETO

Irán niega que pretenda fabricar armas nucleares y sostiene que su programa de energía atómica sólo tiene fines pacíficos. Sin embargo, su historial de actividad nuclear clandestina y las restricciones a las inspecciones del OIEA han desatado las sospechas y siete años de enfrentamiento con las potencias mundiales

Su enviado al OIEA, Ali Asghar Soltanieh, dijo que la resolución es una acción "precipitada y excesiva" y que no aplicarán "ni una palabra de ella".

"Esta resolución por supuesto dañará el ambiente de cooperación existente con el OIEA", dijo más tarde a reporteros y expresó que Irán pondría fin a sus "gestos voluntarios" de cooperación con la agencia.

Diplomáticos dijeron que el elevado número de abstenciones entre los países no alineados podría mostrar una creciente impaciencia con Irán por su desafío atómico y sobre todo por haber abandonado el acuerdo sobre el combustible nuclear.

Irán reveló la existencia de Fodrow en septiembre, al menos dos años después de iniciar su construcción, conmocionando a los inspectores de la agencia de la ONU. Según Occidente, tuvo que revelarlo tras saber que los servicios secretos occidentales habían tenido conocimiento de ella. El año pasado aseguró al OIEA que no escondía ninguna actividad nuclear.

Su revelación ha alimentado las sospechas de que haya otras centrales secretas para fabricar bombas atómicas, ya que según expertos, su capacidad es demasiado pequeña para alimentar una planta civil pero demasiado grande para hacer material para bombas. Irán argumenta que la montó en secreto ante un posible ataque de Israel a sus otras instalaciones.