Público
Público

La OIT alerta de que "el paro juvenil va a peor"

6 millones de menores de 24 años han abandonado definitivamente la búsqueda de empleo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras la celebración de su 101ª reunión, celebrada en Ginebra, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) acaba de lanzar un mensaje global: 'el paro juvenil va a peor'. Así encabeza el organismo internacional un informe publicado hoy en el que alarma sobre el empeoramiento del desempleo entre los jóvenes de entre 15 y 24 años, que a nivel mundial ya roza los 75 millones, lo que supone cuatro millones más de jóvenes desempleados respecto a 2007. En la actualidad, la tasa mundial de desempleo entre los jóvenes se encuentra en el 12,7%, muy lejos, no obstante, del 52,1% de España, que encabeza los peores datos de desempleo de la zona euro junto a Grecia.

Del informe se desprende un llamamiento a la acción por parte del organismo internacional, que subraya la necesidad de 'crear empleo digno a través de políticas macroeconómicas', fomentando la empleabilidad y el emprendimiento juvenil, sin dejar de lado los derechos para hacer frente a las consecuencias sociales de la crisis. Y es que cerca de 200 millones de jóvenes están trabajando con sueldos inferiores a dos dólares al día.

Así, la OIT lanza un mensaje de alarma al afirmar que 'si no se adoptan medidas inmediatas y enérgicas, la comunidad mundial se enfrentará al triste legado de una generación perdida'. Su llamamiento a la acción es tajante al asegurar que 'invertir en los jóvenes es invertir en el presente y en el futuro de nuestras sociedades'.

El documento hecho público hoy por la OIT incide en que para este problema 'no existe ninguna solución universal', si bien reclama la inclusión del pleno empleo como objetivo esencial de las políticas macroeconómicas y subraya la importancia crucial del diálogo social en la formulación de políticas.

La OIT apuesta por 'planes con garantías de empleo', en palabras del autor del informe, así como de 'un énfasis de la formación', para lo que se demanda 'garantizar el acceso a una educación básica gratuita y de calidad'. Desde su punto de vista, este tipo de garantías cuando van dirigidas a los más jóvenes no implican elevados costes para los Gobiernos, situándolo en menos de la mitad de un 1% del PIB (un 0,3% en el caso de España). En todo caso, sostiene, su costes siempre 'serán menores que el adicional derivado del paro juvenil y de que los muchachos continúen perdiendo contacto con el mercado laboral'.

La OIT llama a 'adoptar un enfoque del empleo juvenil basado en los derechos', promoviendo y protegiendo 'los derechos de los trabajadores a la sindicación y a la negociación colectiva'. Desde su punto de vista, resulta básico 'proporcionar protección social a quienes buscan su primer empleo', así como 'destinar recursos suficientes a las políticas de mercado de trabajo, entre ellas los programas públicos de empleo, por tratarse de instrumentos esenciales para la promoción del empleo juvenil'. Como parte de esta estrategia, el organismo internacional recomienda mejorar el acceso a la financiación, fortaleciendo las inversiones productivas de manera que se den las políticas macroeconómicas y los incentivos fiscales necesarios.

Ekkehard Ernst, autor del informe y responsable de la Unidad de Tendencia del Empleo en la OIT, señala que 'irónicamente, sólo se espera que disminuya el paro juvenil en las economías desarrolladas, pero lo hará porque antes ha vivido el mayor incremento de desempleo en todas las regiones desde que estalló la crisis'. De este modo, si la tasa de paro entre los más jóvenes en 2007 se situaba en el 12,5% en las economías desarrolladas, ahora se encuentra en el 17,5% y para 2017 se prevé un ligero descenso hasta el 15,6%.No obstante, el informe advierte de que la mayor parte de este descenso en el número de parados no se debe tanto a las mejoras del mercado laboral sino más bien a la salida por completo del mercado laboral de los más jóvenes debido al desaliento. El organismo cifra en 6 millones el número de trabajadores menores de 24 años que han abandonado definitivamente la búsqueda de empleo.

En este sentido, Ernst advierte del aumento de Ni-Ni (Ni trabajo-Ni Empleo), subrayando que incluso en las economías en las que se percibe cierta recuperación los jóvenes continúan encontrando muchas barreras para incorporarse al mercado laboral, más aún, apunta, si proceden de sectores azotados por la crisis como la construcción. Por otro lado, el informe destaca cómo el paro juvenil a nivel global rozará el 13% para 2017, con regiones como el norte de África y Oriente Medio que verán romper la barrera del 25% de paro. Además, la crisis del euro no sólo tendrá consecuencias en Europa, sino que salpicará de pleno a Latinoamérica y Asia oriental, que alcanzarán tasas del 14,7% y 10,4%, respectivamente.

 

2012

2017

2022

2027

Mundial

12.7 %

12.9 %

12.7 %

12.9 %

Europa Central, Sur y Este

16.9 %

17%

16.9 %

117%

Economías Desarrolladas

17.5 %

15.6 %

17.5 %

15.6 %

Asia Oriental

9.5 %

10.4 %

9.5 %

10.4 %

Latinoamérica y Caribe

14.6 %

14.7 %

14.6 %

14.7 %

Oriente Medio

26.4 %

28.4 %

26.4 %

28.4 %

Norte África

27.5 %

26.7 %

27.5 %

26.7 %

Sur de Asia

9.6 %

9.8 %

9.6 %

9.8 %

Sudeste Asiático y Pacífico

13.1 %

14.2 %

13.1 %

14.2 %

África Subsahariana

12%

11.8 %

112%

11.8 %