Público
Público

Olfato tecnológico parala selección de personal

Cátenon ha desarrollado potentes herramientas tecnológicas que le permiten agilizar y abaratar los procesos de selección de personal, además de internacionalizarlos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

R ecuerda alguien lo que es un historial? Es como se llamaba hace años al currículum. El término está tan desfasado como lo de ensobrarlos y salir a comprar sellos para enviarlos a las empresas en las que uno estaba interesado en trabajar. Tan en desuso como eso están las entrevistas personales y los currículos vía correo electrónico. "Y más estará en los próximos años", aseguran los expertos en selección de personal de Cátenon, una firma que lleva años intentando adelantarse al futuro.

Cuando Miguel Ángel Navarro y Javier Ruiz Azcárate fundaron esta empresa en el año 2000, su principal reto fue cambiar el estilo de selección de personal. Para ello, apostaron por las entrevistas grabadas en vídeo para que sus empresas clientes tuvieran acceso directo a los procesos de selección. Se toparon con la tecnología. "Era muy complicado pasar los vídeos a internet y enviarlos al cliente. Las conexiones eran lentísimas", recuerda Carlos Bartret, director de Tecnología de Cátenon.

Entre sus clientes figura el 75% de las empresas del Ibex 35

Cuando la técnica avanzó, ellos ya estaban posicionados. Era la primera empresa de selección de personal "web al cuadrado" de España, según ellos la definen. "Eso significa que hemos unificado las herramientas tecnológicas tipo Monster, Infojobs o LinkedIn, con la actividad de los cazatalentos", explica Miguel Ángel Navarro, director ejecutivo.

Su siguiente reto fue la globalización. "Las empresas españolas cada vez son más internacionales y necesitan candidatos de todo el mundo para cubrir sus puestos. Y esos procesos de selección son largos y tediosos", explica Navarro. Diez años después prometen tener la selección final realizada en 20 días, con candidatos de todo el mundo, frente a la media de tres meses que aseguran tardan sus competidores.

El secreto no podía ser otro que la tecnología. "Cuando abrimos nuestra segunda oficina en Barcelona, vimos que era muy difícil controlar que los procesos de selección se hicieran con la metodología implantada en Madrid, así que buscamos un sistema tecnológico para controlarlo todo", explica el directivo.

La salida a Bolsa busca fondos para la expansión internacional

Ahora presumen de tener lo que llaman "oficina global". Es decir, un complicado sistema tecnológico con el que controlan el trabajo de todos sus empleados en cualquier parte del mundo. Están presentes en 12 países con 16 oficinas. El 72% de su facturación proviene del negocio internacional, aunque la mayoría de sus clientes son españoles, entre ellos el 75% de las empresas del Ibex 35.

Una vez controlados y formados los consultores internos, todo el esfuerzo tecnológico se está volcando en hacer lo mismo con los candidatos. Las empresas pueden seguir en tiempo real cada paso del proceso e incluso hacer preguntas específicas para comprobar personalmente si los candidatos tienen o no los conocimientos que aseguran tener. Por supuesto, en esos procesos de selección están controladas las fotos de Facebook, los grupos de interés en LinkedIn y hasta los comentarios de Twitter.

En contra de lo que ocurre con otros cazatalentos, aquí los candidatos no sólo son los que están en la base de datos de la empresa. "La tecnología nos permite llegar hasta el candidato perfecto esté donde esté", explica Bartret. Y para eso están apostando por la llamada web 3.0 y las búsquedas semánticas de inteligencia avanzada.

Buscar financiación para este proyecto y seguir su crecimiento internacional es lo que les ha motivado a salir al Mercado Alternativo Bursátil (MAB) pese a las turbulencias de los mercados. Su debut está previsto para junio. El 70% de los fondos obtenidos se destinarán a la apertura de nuevas oficinas internacionales, y un 20% a la innovación tecnológica. "Es el momento adecuado porque cuando acabe la crisis habrá un boom en la demanda de puestos. No sólo hay muchos desempleados para contratar, también mucha gente con ganas de irse de las empresas que les han maltratado", aseguran. Su optimismo se basa en los ratios de rotación del personal: en Europa 4,2 años, en EEUU, 2,6. España se acercará a esto cuando termine la crisis.