Publicado: 29.05.2014 20:23 |Actualizado: 29.05.2014 20:23

La oligarquía mundial, incluida la reina, se reúne en Copenhague para hablar de sus cosas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El influyente y hermético Club Bilderberg, que reúne a personalidades europeas y norteamericanas de la política, las finanzas y la comunicación, abrió hoy en Copenhague su reunión anual, en la que se tratarán asuntos como la recuperación económica, el futuro de China y la situación en Ucrania.

El céntrico hotel donde conversarán hasta el domingo 140 invitados de 22 países apareció rodeado de vallas de seguridad y un fuerte dispositivo policial, al igual que el aparcamiento de enfrente, donde decenas de personas se concentraban para protestar contra uno de los grupos con mayor poder efectivo del mundo.

La agenda de la conferencia incluye también otros asuntos como la situación en Oriente Medio, los cambios en las tecnologías y el trabajo y otros enunciados tales como "¿quién pagará por la estructura demográfica?" o "¿existe la privacidad?", según informó la propia organización.

En la lista de invitados difundida por el club figuran la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde; la vicepresidenta de la Comisión Europea, Viviane Reding; el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen; y representantes de firmas como Deutsche Bank, Shell, BP, Fiat, Airbus, Alcoa y Goldman Sachs.

La representación española incluye a la reina Sofía, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo; el director general de la Caixa, Juan María Nin; y el presidente del grupo de comunicación Prisa, Juan Luis Cebrián.

Los temas de debate y la identidad de los invitados son los únicos datos que facilita el Club Bilderberg, que celebra todas las ponencias y deliberaciones a puerta cerrada, no permite el acceso a los medios y no publica conclusiones de sus reuniones.

Esta institución mantuvo su primera reunión en 1954 en el hotel Bilderberg (de ahí su nombre), cerca de Arnhem, en Holanda.

Su principal impulsor fue el príncipe Bernardo de Holanda -padre de la princesa Beatriz-, además del exministro belga Paul Van Zeeland y el consejero político polaco Joseph Retinger.

El club celebra una conferencia privada anual, cada vez en un país distinto, a la que acuden entre 120 y 150 invitados, que varían según los asuntos a tratar.

Sólo son fijos quienes pertenecen a su comisión ejecutiva, aunque hay asistentes habituales, como la reina Beatriz de Holanda y el veterano político estadounidense Henry Kissinger.