Público
Público

Olmert fue quien ordenó cerrar Gaza a los periodistas durante la ofensiva

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La prohibición de que los periodistas accedieran a la franja de Gaza durante la reciente ofensiva militar israelí salió directamente de la oficina del primer ministro, Ehud Olmert, y no del Ministerio de Defensa.

Según un documento divulgado hoy por el diario "Haaretz", el Ministerio de Defensa y el Ejército israelí eliminaron sus objeciones al ingreso de periodistas más de una semana antes de que concluyera la ofensiva, pero la directriz de impedir el acceso se mantuvo en pie por orden explícita de primer ministro.

"El secretario del Ministerio de Defensa (general de brigada, Eitan Dangot) nos dijo que el primer ministro había ordenado que los periodistas extranjeros no entraran en la franja", dice una carta enviada a la oficina de Olmert por el asesor jurídico de ese ministerio, Eran Yosef.

Yosef, que defiende al Estado israelí en una demanda de la Asociación de Prensa Extranjera (FPA) ante el Tribunal Supremo, pedía a los asesores del jefe del Gobierno que le confirmaran la respuesta que le había dado el secretario militar.

Este le había contestado en una nota interna: "me dijeron (en la oficina del primer ministro) que había un interés de relaciones públicas para no dejar entrar a los periodistas, a pesar de que no había (otras) razones de peso para esa restricción".

Durante toda la ofensiva, Israel declaró los alrededores de la franja "zona militar" y ningún periodista pudo entrar a la franja a cubrir la guerra.

Un recurso presentado al Tribunal Supremo de Israel por la FPA fue rechazado el 2 de enero, al aceptar los jueces los argumentos del Estado y del Ejército: "motivos de seguridad".

"Ellos nos dicen que por 'motivos de seguridad' sin demasiadas explicaciones y desde que se creó este Estado los jueces se tragan esas explicaciones", dijo a Efe Daniel Blumenthal, vicepresidente de la FPA.

El día 11, el Ejército eliminó sus restricciones a la entrada de periodistas y fue la Oficina del primer ministro la que mantuvo en pie la prohibición.

Sólo el domingo último, horas después de que Israel anunciase un alto el fuego, los primeros ocho periodistas extranjeros consiguieron entrar en un pool coordinado con el Ejército, con el compromiso de regresar el mismo día, explicó Blumenthal.