Público
Público

Las once claves del líder

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Levante UD, un club con 102 años de historia y que cumple su séptima campaña en Primera División, se ha convertido en el líder de la categoría merced a un proyecto que tiene los pies en el suelo y que está basado en las siguientes once claves:

1.- Suficientes goles a favor y muy pocos en contra

El Levante, que todavía no ha perdido, es el líder gracias a los veinte puntos sumados y a los catorce tantos marcados. Sólo le superan en este capítulo Real Madrid y Barcelona, así como a la capacidad defensiva que le ha permitido ser el conjunto menos goleado con tres tantos recibidos.

2.- Acierto en los fichajes

La plantilla es muy parecida a la de la pasada temporada aunque no cuenta con las dos principales referencias ofensivas de entonces. Felipe Caicedo y Cristian Stuani no están en el equipo. Sin embargo, los pocos que han llegado (Koné, Barkero o Farinós, entre otros) se han acoplado de inmediato.

3.- El toque

Mientras el Levante logró la permanencia en la segunda vuelta de la pasada campaña gracias al fútbol directo que proponía su técnico Luis García Plaza para buscar la efectividad de Caicedo, el actual entrenador, Juan Ignacio Martínez, ha apostado por un fútbol más elaborado, con menos prisas por llegar a la meta rival y con más creatividad en el centro del campo.

4.- El compromiso

La plantilla está comprometida con el proyecto del club. Prueba de ello es que muy pocos jugadores de los que subieron a Primera en 2010 o de los llegados en los dos últimos años han dejado la entidad por falta de integración con su filosofía.

5.- Experiencia y veteranía

La plantilla es experta. La mayoría de sus jugadores han triunfado en otros clubes en Primera. La plantilla es veterana. Muchos jugadores superan con creces los treinta años. Munúa, Nano, Farinós, Pallardó, Barkero, Juanfran, Del Horno, Javi Venta, Rubén, Valdo o Aranda y, sobre todo, el capitán Ballesteros son ejemplos de esta combinación. Aunque para muchos parecía que lo mejor del fútbol ya había pasado, en el Levante han encontrado la felicidad.

6.- Humildad y moral

El discurso del club, del cuerpo técnico y de la plantilla no ha variado. Los puntos se cuentan en función de los que faltan para la permanencia y de la distancia respecto a los equipos que se están en puestos de descenso. Estar arriba se considera un regalo para la afición y como un colchón para no sufrir al final.

7.- Una afición entregada

Aumenta el número de los aficionados que acuden al estadio tras unos años en los que seguían al club desde la distancia. Su participación en los actos que se organizan en torno al equipo también ha crecido y el acompañamiento en los desplazamientos hace que cada vez el equipo camine menos veces solo.

8.- Las arcas del líder

Un presupuesto de veintitrés millones de euros, el más reducido de Primera, con una gran dependencia de los ingresos por televisión y con poca repercusión mediática nacional, obliga a este club, que tiene poco más de 10.000 abonados, a exprimir al máximo la imaginación para hacerse un hueco en la "liga de las estrellas".

9.- El cambio en el modelo de gestión

Hasta bien avanzada la primera década del siglo XXI, el club se regía por políticas desfasadas y con criterios sin futuro bajo el modelo que durante muchos años propició su anterior máximo accionista, Pedro Villarroel. La llegada de su actual presidente, Quico Catalán, ha cambiado la forma de dirigir la entidad.

10.- El tridente

Junto a Quico Catalán, la terna que dirige el club se completa con Manolo Salvador, el máximo responsable de la secretaría técnica, y el actual técnico, Juan Ignacio Martínez, debutante en Primera. Ellos dirigen al club en el momento de más éxito de su historia.

11.- La historia

Los tres, junto a la plantilla, el resto de profesionales del club y la afición han logrado que el Levante haya incorporado a su historia la fecha del 23 de octubre de 2011: el día en el que por primera vez el club fue líder en Primera División tras ganar por 0-3 al Villarreal en el campo del Madrigal.

Alfonso Gil